París y los candados del amor

PARÍS Y LOS CANDADOS DEL AMORLa Alcaldía de PARÍS quiere acabar con los candados que dejan las parejas de enamorados en las barandillas de los puentes del Sena para dar fe de su amor. 

El rito de sellar con un candado el amor para toda la vida, que tiene en los puentes de París su epicentro, proviene de un cuento serbio de la Primera Guerra Mundial. Con posterioridad lo popularizó el escritor italiano Federico Moccia en su segunda novela  "Tengo ganas de ti".

Por muy romántico que sea, este rito está reñido con la seguridad. En 2014 una de las barandillas del Puente del Arte se fue abajo por el peso de los candados. Para evitar un accidente se tomó la decisión de sustituir la elegante balaustrada forjada por paneles transparentes. Este año la Alcaldía ha emprendido una nueva campaña. Paneles informativos jalonan los puentes sobre el Sena con lemas como "Sin cadenas, París les está agradecida" o "Declaren su amor de otra manera".

Pero, es que, además este asunto también tiene una importante vertiente estética: miles de candados de todos los tamaños y colores colocados por los enamorados tapan las perspectivas sobre el Sena, una de las vistas más bonitas del mundo. En palabras de Bruno Juillard, vicealcalde ce Cultura, París debe seguir siendo una ciudad romántica, pero tembién hay que preservar su patrimonio. 

La medida de la Alcaldía ha provocado inquietud entre los comerciantes de las ferreterías próximas al río y de los vendedores ambulantes de la zona, ya que la venta de candados, en ocasiones a un precio diez veces superior al que pueden tener en un bazar. Según ellos, las cerraduras no causan peligro alguno, ya que los puentes son de piedra y muy sólidos. 

En conclusión, lo cierto de todo esto es que, a pesar de lo que opinan vendedores y usuarios, la Alcaldía de París "odia" los candados del amor.  

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: