Las parejas hoy en día son como los electrodomésticos, algo que no dura y que se devuelve en la primera semana, un bien inmueble que tiene una duración corta, que dura lo que aguanta su periodo de garantía.

Se está notando un declive de las relaciones personales de parejas, una carrera desenfrenada y alocada por querer probarlo todo, sin aguantar absolutamente nada. El egoísmo y egocentrismo de las personas está haciendo que los electrodomésticos tengan incluso una vida mas longeva que cualquier forma de pareja sentimental actual.

Probablemente estés pensando ahora que se trata de un artículo escrito desde el despecho de una persona que ha vivido alguna que otra relación superficial y traumática, ¿y quien no ha pasado por eso, no una sino, varias veces ya? ¿quien no ha pasado por varias parejas en sus primeros 20 años de vida?. Pero si miras a tu alrededor, te darás cuenta de que las personas nos hemos convertido en electrodomésticos, cosas de usar y tirar, que tienen una duración determinada y muy corta. Las parejas hoy son como electrodomésticos, algo que adquieres con una finalidad concreta, algo que sabes te va a ayudar en una tarea de tu vida, no como un aparato general que haga todo para ti, sino como un mueble que te va a servir para acompañarte a realizar una sola función en la vida, que se convierte en volátil en el momento que descubras que hay otro aparato que cubre una necesidad de forma mas llamativa y lo acabes cambiando.

La edad no influye en esta causística relacional sin sentido. Los jóvenes buscan su electródomestido para una noche, un aquí te pillo aquí te mato. Los Mayores igualmente, y si entramos en el segmento de divorciados, solteros, viudos, etc, mas de lo mismo. En este caso somos un electrodoméstico de usar y tirar, como una maquinilla de afeitar o depilar: ¡parejas electrodomésticos!

Si logramos entablar una segunda cita, la cosa ya se pone seria: "nos quieren pillar" y entonces es cuando las parejas se vuelven electrodoméstico tipo aspiradora, solo lo queremos para salir a pasear o de copas, tener ese ratito sentimental despues de la fiesta y guardarlo para la siguiente vez, el siguiente sábado. Entonces llegan las llamadas diarias, los whatsapp y el agobio. Este electrodoméstico ya me está dando problemas, cambiaré la aspiradora que me quiere absorver la vida por otra con menos potencia que gaste menos energía.

Las parejas es un electrodoméstico en declive relacional, nos hemos convertido en algo de usar y tirar. Nuestro egoismo está haciendo que no soportemos que nadie invada ni un centímetro de nuestra casa, somos muebles que hacen algo y se cambian por otro que creamos que lo hace mejor. Participamos en una carrera sin límites, en la que hay que ser el que mas electrodomésticos pruebe pero no se quede con ninguno. Lo que está haciendo que seamos superficiales, inseguros e infelices, porque unas parejas electrodomésticos tienen la continuidad limitada, la longevidad condenada y lo sabemos nada mas conocer al siguiente individuo, porque ya estamos autoprogramados para ello.

Las parejas de hoy son como electrodomésticos, superficiales y con duración limitada. La pérdida de valores humanos nos ha metido de lleno en relaciones de parejas en declive, una bolsa de valores de compra y venta. ¿Opinas igual?, ¿coincides con este símil?.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: