Hijos,hijos

A menudo en una pareja surge un dilema y es que uno de los miembros de la pareja no quiere tener hijos. 

Las relaciones de pareja se complican cuando llega la hora de tomar decisiones juntos. Entre ellas está la de tener hijos o no. La mayoría de parejas sí tiene la idea de formar un hogar y de criar a sus hijos. Otras, por el contrario deciden no tenerlos. 

En algunas parejas se produce el desacuerdo sobre tener hijos, uno de los dos no está por la labor de tenerlos, mientras, que el otro sí tiene deseos de tenerlos. Es a partir de aquí, cuando en la pareja surgen las discusiones y entra en una crisis. 

El desacuerdo

Cuando uno de los dos no quiere tener hijos, siempre hay un motivo. El temor a no saber bien como educarle, no sentirse preparado para afrontar un acontecimiento tan importante, tener poca estabilidad en el trabajo, o pensar que todavía es joven para planteárselo. Son algunas de las causas por las que algunas personas no contemplan la posibilidad de ser padres. 

Se hace daño a la relación de pareja

Con la aparición del problema, la persona que sí quiere y desea tener hijos empieza a sentirse cansada mentalmente, también siente pena y un enorme vacío en su relación de pareja. Por su parte, el integrante de la pareja que no desea tener hijos se siente presionado y en ocasiones puede tomar decisiones precipitadas. 

Si la que desea tener hijos es la mujer, esta hará todo lo posible para quedarse embarazada, lo que chocará con la voluntad del hombre lo que creará más tensión dentro de la pareja. Pero, si es el hombre el que desea los hijos y la mujer no, será más frustrante ya que la que pondrá los medios para que no ocurra será la mujer. 

Pensar bien antes de actuar

Los dos tienen muy clara cual es su postura y las razones para tener hijos o no. Por lo que es conveniente que hablen del tema, con el fin de evitar las discusiones y la posible ruptura de la relación. 

El que no desea tener hijos, debe ponerse en la piel de quien sí quiere tenerlos, y darse cuenta del enorme vacío que debe sentir la otra parte. Del mismo modo, quien sí desea tenerlos debe tratar de entender los motivos del otro para no tenerlos. A lo mejor, así llegan a un acuerdo y evitan todo el daño que le causan a la relación. 

Por lo que una buena comunicación es lo más importante, asi podrán entender las razones de cada uno y será el modo en el que cada uno pueda dar sus argumentos, solo así conseguirán llegar al acuerdo que evite que se rompa la relación de pareja por la indecisión de ambos. 

 

 

 

 

Hijos, hijos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: