PAREJA Y CONFIANZA...

Pareja y confianza… Cierto es que dentro de cada pareja existen, por decirlo de alguna manera, unas normas de funcionamiento, es decir, negociaciones implícitas o aquellas que se van marcando con la finalidad del buen entendimiento, el respeto y para fomentar la libertad y realización individual de cada una de las partes contando con el apoyo del otro. Es así como debería ser el amor, es decir, compartir para el desarrollo pleno de cada una de las partes.

No obstante, es muy importante no olvidar que el rol que jugamos en la pareja no deja de ser una prolongación de nuestros VALORES personales y por ello, en ciertas ocasiones, nuestros puntos débiles o aquellas áreas de compleja soltura por alguna de las partes pueden repercutir en e funcionamiento de la pareja, desembocando esta situación en el posible posicionamiento de una manera dañina o intolerante respecto a la otra persona con la que compartamos esa esfera tan íntima de nuestra vida.

En la pareja, las rutinas, las historias previas, las expectativas depositadas en el otro,..dañan la comunicación y la libertad de cada uno de sus miembros para ser ellos mismos, por ello, uno de los conceptos fundamentales en toda pareja es la confianza. Y para que esta confianza sea recíproca, tiene que ser trabajada por ambas partes y por ello, algunos aspectos que podrían ayudar a ello son:

- Fomentar la comunicación. La comunicación no es ni más ni menos que mostrarnos abiertos a escuchar la opinión de la otra persona en aspectos tanto cotidianos como relevantes y para ello, hay que crear el momento para que esta no se dé de manera rápida, evitando cortes en la conversación que puedan llevar a malentendidos en el intercambio de ideas. Y nunca hay que dejar con la palabra en la boca a la otra persona, dando la espalda a lo que este nos quiera decir, pues esta situación de manera continuada puede conllevar a una montaña de cúmulo de diferencias no habladas y malentendidas por la persona que estas dio la espalda sin esperar a llegar a un acuerdo. Recuerda que el amor no se demuestra un día, este se muestra en el día a día y en los pequeños detalles, aportando ambas partes lo mismo a la relación.

- Confiar en ti mismo. Es decir, confiar en uno mismo, cuidando nuestra autoestima y dando valor a nuestro punto de vista, sin interferir en los deseos e ilusiones o proyectos de la otra parte de manera dañina.

- Ser claro/a y sincero/a. Ser empático/a y comprensivo/a. Hay que exponer nuestra opinión de manera clara y sincera, poniéndonos en el lugar de la otra persona y de esta manera poder ser comprensivos.

- Implicarte en tu relación. Se trata de tener iniciativa, no esperes que la otra persona dé el paso y muéstrale que aún le quieres con pequeños detalles; un beso sin venir a cuento, un abrazo en un momento inesperado, una mirada cómplice, un susurro al oído,..

- Respetar por encima de todo. No juzgar las opiniones u acciones del otro, es decir, cada uno hace lo que puede o cree saber y no por ello, y para el bien de la relación, siempre tenga que ser el mismo quien ceda ante cualquier opinión o deseo por parte de la otra persona.

- Plantear qué necesitáis realmente ambos. No solamente existen las necesidades de cada una de las partes en la relación, cada uno puede tener una necesidad distinta al otro y estas poder convivir con las que se aportan a la relación de pareja. También es importante implicarse y compartir, en la medida de lo posible, las aficiones o intereses individuales que tiene cada una de las partes de manera individual.

Recuerda que la relación entre dos personas es compartir y ambos deben ser cómplices para que con pequeños detalles su relación de pareja vaya creciendo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: