Este sorprendente crustáceo isópodo llamado Cymothoa exigua, cuando es ingerido por un pez, se pega  a su lengua y durante el resto de su vida permanece en su boca, primero se alimenta de la sangre que circula por la lengua hasta que esta se atrofia y ocupa su lugar, alimentádose después  de las mucosas del animal pero sin abandonar el hogar elegido. Los alimentos que el pez ingiere pasan por encima pero no son de su interés. Este es el único parásito en el mundo que sustituye un órgano para ocupar su lugar.

fotografia

Programado para alojarse en la boca de su anfitrión y convertirse en un órgano más del pez, tiene muy clara su misión. No parece que el pez sufra malestar o enfermedad como consecuencia del intruso y hace su vida normal ingiriendo comida que el ocupa ignora pues tiene otra fuente de alimento que mana de las mucosas del pez. 

fotografia

La naturaleza no deja de sorprendernos  con muestras de su sabiduría pero a la vez nos aterra por lo cruel en ocasiones como en esta que el parásito se asemeja a un alien venido del espacio para introducirse en la boca del ignorante e inofensivo pez. Las crías nacidas de los huevos en la boca del pez, parece ser que siempre son machos que primero se pegan a las mucosas pero cuando maduran se convierten en hembras, que seguramente buscarán la boca de otro pez para ocupar el lugar privilegiado que les proporcionará alimento hasta que el pez muera o sea atrapado en una red.

fotografia

Todo el sustento para sobrevivir está en la boca del pez, pero a su vez el parásito es un prisionero y esclavo del mismo y vivirá lo que viva el pez si es atrapado. La contemplación de este ocupa es bastante desagradable, por su aspecto y por su cometido puesto que no se conoce otro parásito que se transforme en un órgano de un animal ajeno. Siempre se creyó que este tipo de animalítos de encontraban solamente en el Golfo de California  donde suelen aparecer con frecuencia, pero últimamente ya han aparecido ejemplares en las costas del Reino Unido.

fotografia

Sin duda, los parásitos encuentran dificultades durante su vida para encontrar, ingresar y mantenerse dentro de su ignorante anfitrión, pero de todas las criaturas vivas, los parásitos son los que nos hacen preguntarnos si son necesarios y porque...? La naturaleza los ha puesto ahí, como una pincelada de crueldad, como si fueran un precio a pagar por tanta belleza que nos ha dado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: