fotografia

El Departamento de Salud aconseja  sobre como preparar las anchoas (boquerones) ante la presencia que se ha detectado del parásito Anisakis. El pescado que ha sido infestado no produce la muerte pero si ocasiona graves lesiones en el aparato digestivo por ello como en España hay mucha costumbre de comer boquerones en vinagre o las anchoas curadas en sal, se dan las recomendaciones oportunas para eliminar el gusano.

fotografia

Este parásito está presente en muchas especies marinas y su ciclo comienza en las paredes del estómago de varios mamíferos como por ejemplo los delfines. Se pega a las paredes del aparato digestivo y pone sus huevos que son expulsados a través de las heces teniendo una trayectoria un tanto complicada ya que en el agua desarrollan una parte de su crecimiento pero para sobrevivir deben ser comidos por algún crustáceo como los cangrejos, gambas, cigalas, etc, donde en su interior continuará su desarrollo.

fotografia

Estos crustáceos son a su vez devorados por peces que se alimentan de ellos y es entonces cuando por equivocación al ser capturados los peces, el parásito pasa al organismo humano y entonces se produce una intoxicación llamada "anisaquiosis" que en pocas horas ocasiona dolores de estómago, seguido de nauseas, vómitos y diarreas causadas por el gusano en su empeño en aferrarse a las paredes del estómago para depositar nuevamente los huevos pero este no es su habitad natural y le resulta imposible terminando por morir pero antes causa un gran daño.

fotografia

fotografia

Cuando se presentan los primeros síntomas hay que acudir a urgencias pues si el gusano aún está en el estómago se puede extraer con pinzas y si ha pasado a los intestinos solo queda esperar que se muera con molestias que pueden durar varios días.

Cuando  se ha detectado la presencia del parásito se aconseja limpiar bien el pescado eliminando bien todas sus vísceras y cocinarlo a la plancha, a la brasa o fritos para que alcancen los 60 grados que es cuando el parásito se destruye. También se destruye a 20 grados de congelación pero debe permanecer dos o tres días congelado. Otro consejo muy recomendables es comer otra cosa los días mientras dure la alarma.

Fuente:

Presencia de Anisakis en la anchoa del Cantábrico.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: