La humanidad en su gran mayoría estamos en búsqueda de una estabilidad tanto económica como afectiva,  las dos están atadas, pues la sociedad de consumo genero la cultura de los afectos con dinero, no basta con tener buenos sentimientos es muy importante tener una solvencia económica ya que esto genera seguridad para las partes, de ahí que los hombres y las mujeres nos desgastamos buscando ese apoyo económico-afectivo, claro está que existen unos que tienen más olfato y destreza para manipular y sacar el jugo al que este mas distraído o “enamorado”, necesitamos ser aceptados, ser amados y nos desviamos de lo que realmente es el afecto y lo desdibujamos pasándolo a lo importante de la imagen si se es bonita, atractivo, cuerpo atlético, si al hablar se es sexi, la edad es preponderante dependiendo del genero, es decir si llena los requisitos de la cultura de los afectos con dinero.

La formación en los afectos no es importante para la humanidad pues consideramos que el algo implícito que está ahí, debemos elaborar desde ya un proyecto de vida basado en los afectos, en la humanización del capital, en la no explotación del hombre por la mujer y viceversa, que el sentido de la inteligencia sea el funcione en la toma de decisiones, el capital es necesario en la medida que no se vuelva un obsesión y el afecto bien elaborado nos acercara a un equilibrio emocional.

Articulo elaborado por:

INICIATIVA

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: