Los billetes aparecen como una solución a los problemas de acumulación que generaban el uso de metales (monedas, o instrumentos acuñados mediante un sello certificando su valor) al momento de contar reservas o hacer negocios. Su origen en China en el siglo VII, pero recién en el año 812 (siglo IX) su uso fue oficial.

En China las primeras monedas eran de madera, fueron las primeras monedas en existir. El problema que se les plantearon a las autoridades chinas, es que al ser de madera, su falsificación no tardó en propagarse. Por si esto fuese poco, en China van a conocer de primera mano el primer caso de inflación de la historia económica del mundo. Tras todo esto, las autoridades chinas tuvieron que perfeccionar su sistema de creación de dinero.

El primer uso monetario del papel consistió en recibos bancarios que comenzaron a emplearse como medios de pago. Obviamente, no existían bancos propiamente dichos, sino que se trataba de tiendas privadas que aceptaban depósitos de metales preciosos, por los cuales recibían remuneraciones y se comprometían a transferir sumas a distancia.

El papel moneda era utilizado como dinero en efectivo, intercambiable por certificados emitidos para el gobierno de la dinastía Tang por los bancos privados. Respaldado por la potente autoridad del Estado chino, este dinero conservaba su valor en todo el Imperio, evitando así la necesidad de transportar la pesada plata.

En Europa, los primeros billetes aparecen en Suecia en el año 1661, siglo XVII, de la mano del cambista Johan Palmstruch, quien los entregaba como “recibo” para quien depositaba oro u otro metal en el Banco de Estocolmo, que lo había fundado él mismo.

En el año 1780, llegan a España, siendo rápidamente aceptados por la comodidad que presentan frente a las pesadas bolsas de monedas.

Fueron los ingleses, alrededor de 1850, los que reintrodujeron a China las ventajas del papel moneda, inventado por los mismos chinos.

Estos medios de cambio proliferaron y las autoridades coloniales francesas de Canadá utilizaban cartas de juego firmadas por el gobernador como promesa de pago desde 1685, ya que el envío de dinero desde Francia era muy lento.

El papel moneda apareció por primera vez en Occidente en el siglo XVI, cuando se empezaron a emitir pagarés por parte de los bancos para respaldar los depósitos monetarios de sus clientes. El uso moderno del papel moneda, se establece cuando el patrón oro deja de utilizarse y nace el monetarismo moderno, podemos ubicarnos en el Siglo XIX y comienzos del Siglo XX, para observar las primeras apariciones de monedas nacionales…

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: