Honoré de Balzac, escritor francés adscrito al más puro realismo, en Papa GORIOT, nos trae una novela que nos lleva a un Paris misero.

Paris, en una mísera pensión conocida como Vauquer esta ocupada por varios pensionistas. Uno de ellos Eugenio de Rastignac, un estudiante que recibe dinero de unos padres que se sacrifican para que pueda estudiar.

Otro de los huéspedes es un hombre misterioso llamado Vautrin, y también reside allí un anciano, conocido como papá Goriot. Este vive pobremente y es el blanco de muchas burlas, pero el todo lo hace por sus hijas, que ahora con la condesa Anastasia de Restaut y la condesa Delfina de Nucingen, que de vez en cuando acuden a visitar a su anciano padre.

El estudiante Rastignac conoce en salones aristocráticos a las hijas de papá Goriot, unas mujeres egoístas y frívolas, que como la sociedad que las rodea solo piensan en si mismas, en aparentar y disfrutar, sin pensar en nadie más.

Rastignac comienza a hacerle la corte a Delfina, con la intención de subir peldaños en la sociedad, pero al contárselo a Vautrin este le aconseja un camino más rápido y corto.

Le propone un plan que al tener un crimen como camino, que él realizara, y que convertirá al joven en millonario, y le permitirá entrar en la sociedad elegante por la puerta grande. En esa sociedad no es posible triunfar siendo honrados, la ruina moral de esta sociedad lleva a extremos pocos edificantes. Cuando Vautrin es detenido por la policía confiesa ser un famoso criminal llamado Jacques Collin, al que apodan Trompe-la-Mort.

Papa Goriot les permite todo a sus hijas incluso se convierte en su cómplice cubriendo sus infidelidades, por verlas felices es capaz de cualquier cosa, como de desprenderse del ultimo y poco dinero que le queda, para darles lo que necesitan.

Papá Goriot muere en la mayor de las miserias, y ninguna de sus hijas le acompaña, aunque el las llama. Su triste entierro es solo acompañado por Rastignac.



Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: