Estamos en uno de los paises más avanzados de Europa, y en muchos sitios del mundo nos etiquetan como uno de los mejores lugares para vivir, tenemos buen tiempo, un estilo de vida que atrae a muchos, buena comida y una sanidad pública de calidad, aunque el Gobierno no le de los recursos necesarios. Ahora mismo, por suerte, está formado por partidos políticos, almenos, no conservadores, pero en las ruedas de prensa aparece un hombre de avanzada edad vestido con un traje verde y la americana llena de chapas que solo hace que vomitar frases patriotas, diciendo que solo todos los españoles unidos seremos capaces de luchar contra el virus y vencerlo. Parece que estemos en guerra, pero la realidad es que no, no lo estamos. No tenemos que combatri contra el coronavirus, no se acabará luchando, sino que lo hará cuando los sanitarios obtengan el equipamiento sanitario que les hace falta para ser capaces de realizar bien su trabajo, sin correr ningún riesgo y poder tratar con los enfermos sin contagiarse para entonces evitar más contagios a otros pacientes, dejar rastro en el metro o poner en peligro a las personas con las que conviven.

En Twitter circulan muchos artículos y notícias interesantes sobre esta pandemia mundial del coronavirus, o mejor dicho COVID-19 (aunque hay que vigilar porque no todo lo que vemos es una fuente fiable de información). Aparecen imágenes donde se intenta poner un poco de humor a todo lo que está sucediendo, ya he visto muchos vídeos donde aparece la policía amenazando y abusando de su poder y su autoridad contra ciudadanos que por una razón o otra se encontraban en la calle.

Es cierto que, evidentemente, hace falta un control y los encargados de esta tarea son, sin duda, los policías. ¿Pero cómo puede ser que en este estado democrático nos encontremos esta actuación de restricción de las libertades públicas como sería, por ejemplo, ir a comprar el pan tranquilamente sin miedo de que algunos uniformados nos paren para pedirnos el tíquet de lo que hemos comprado, y si lo hemos perdido o no nos lo han dado, nos pongan una multa, si no es que nos amenacen con detenernos o nos llegen a pegar, cuando teóricamente ellos son los que deben protegernos?

También es cierto que somos un país donde la gente está acostumbrada a coger por el brazo cuando se le da la manga, y si no se ponen restricciones, probablemente gran parte de la población haría lo que le diera la gana y saldrían con cualquier excusa para airearse un rato. Pero creo que si se nos diera un poco más de libertad, como lo que se está haciendo en otros paises europeos, donde se permite salir a hacer deporte bajo unas condiciones, no estaríamos tan obsesionados en poder salir de casa. Cuántas más restricciones, más ganas de romperlas, y esto no es la primera vez que pasa en nuestro país, en los últimos meses ya ha habido episodios comparables en Cataluña, así como también durante la época del franquismo, ya estamos lo suficientemente experimentados como para ser capaces de solucionar esto.  Com més restriccions, més ganes de trencar-les, i no és el primer cop que a aquest país li succeeix, ja està prou experimentat com per ser capaç de solucionar-ho.

No nos podemos permitir esta lucha estos días, va a llegar una crisis muy importante después de esto, y nos jugamos la vida de las personas, desde las más vulnerables hasta las que menos, porque aunque no tengan tanta probabilidad de enfermar, la salud mental es muy importante, y cuánto más tiempo nos toque estar encerrados en casa, más problemas y trastornos psicológicos van a surgir. 

Laura Busto Chavala

Los policías paran a los coches para impedir que nadie incumpla el confinamiento obligatorio sin una causa justificable

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: