En en el 1873, se publicó en Viena una novela escrita por un nacionalista alemán llamado Lorenz Diefenbach y esta novela llevaba el siguiente título: “ARBEIT MACHT FREI” (el trabajo libera).

En 1922, unos cuarentainueve años más tarde, se imprimieron igualmente en Viena, capital de Austria, una serie de sellos con este mismo enunciado recordando de este modo la novela.

Cinco años más tarde, en 1922, el gobierno de la República de Weimar (en Alemania) utilizó esta frase en una propaganda para combatir el DESEMPLEO existente en aquella época.

En 1941 se construye en Polonia - cerca de Auschwitz - el CAMPO DE CONCENTRACIÓN más grande, un centro de exterminio alemán, donde mueren millones de personas entre judíos y presos como consecuencia del hambre, las enfermedades, las cámaras de gas y las investigaciones médicas que se llevaron a cabo cruelmente en este lugar, aparte del trabajo forzado al que se encuentran sometidos los presos. Los presos que fueron llevados a los distintos campos de concentración durante la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL eran explotados como esclavos para realizar trabajos físicamente insoportables bajo situaciones infrahumanos, mientras los enfermos y débiles eran fusilados o matados en las cámaras de gas para que no supongan una carga para el estado. En su lugar de entrada de este terrible lugar, se ven unas puertas de rejas y se lee el siguiente título: “ARBEIT MACHT FREI” (el trabajo libera), donde esclavizados tuvieron que trabajar hasta morir o ¿o hasta ser liberados de este infierno?

Arbeit

Hoy en día se puede visitar este lugar como un museo estatal acompañado de un cementerio judío para recordar aquel lugar que fue como un infierno durante la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. Un lugar, donde se juntaban el HAMBRE, las ENFERMEDADES, el ODIO y la MISERIA más terrible. Existen una serie de documentales sobre los campos de concentración que recuerdan el exterminio de los judíos llevado a cabo durante la guerra y que se encargan de que este episodio tan triste no pase al olvido. Aún se ve esta puerta de entrada con esta frase en este lugar. Otro campo de exterminio muy conocido, aparte del de Auschwitz, era el de Mauthausen.

No obstante, es un capítulo cerrado que la mayoría no quiere recordar, no quiere hablar de ello, apartado como un cuento más, una faceta de la que no se habla si no fuera por las imágenes existentes, así como los documentales y los recuerdos de los supervivientes del HOLOCAUSTO.

Tal es así que una joven presentadora alemana de un canal de televisión, una madrugada en un concurso que presentaba, utilizaba esta conocida frase “Arbeit macht frei” ante las cámaras mientras que hablaba por teléfono con un televidente. Como consecuencia, el canal de televisión la despidió y se disculpó ante el público por este suceso.

Pues ciertas palabras, todas las que tengan que ver con esta época y hagan mención de estos sucesos del holocausto, son mejor evitarlas, porque los mismos alemanes de hoy en día no quieren recordar la crueldad de aquella época. Es, prácticamente, su forma de rechazar aquellos hechos.

Algunos supervivientes han visitado el campo de concentración años después para recordar la miseria y narrar a sus descendientes y a todos aquellos que estuvieran interesados en saber de primera mano cómo se vivió aquello. No obstante, otros de los supervivientes han preferido borrar esta parte de su vida y no han sido capaces de regresar.

Concentración

Recuerdos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: