cómo mejorar tu relación en el matrimonio

El matrimonio puede ser la experiencia más gratificante para un hombre o una mujer, es la consumación del tiempo invertido en el noviazgo, es alcanzar la meta de la carrera iniciada cuando conocimos a esa persona que cautivó nuestros sentidos o al menos eso pensamos que debería de ser... y ¿qué pasa cuando no es así?, en esta ocasión les voy a mostrar las cinco claves para que nuestro matrimonio continue como en nuestro noviazgo y tienen mucho que ver con las PALABRAS que hablamos a nuestro cónyuge.

1.Evita palabras sarcásticas de burla u ofensivas.

Expresiones como: "¿Acaso soy tu criada?", "Para eso naciste mujer", "Si a lo que tú haces se le puede llamar trabajo", "Nunca vas a cocinar como mi madre", para algunos podra parecer no ser la gran cosa, pero las palabras sarcásticas y ofensivas en ocasiones son síntomas de una esperanza que por alguna razón el cónyuge no ha sabido satisfacer provocando frustración; y utiliza estas palabras para herir sutilmente a su pareja.

2.Evita palabras que desalienten.

El matrimonio es para que nos sintamos respaldados por nuestras parejas, saber que en todo momento podemos contar con el o ella. Al momento de que uno de los cónyuges menciona frases como: "Eso es una verdadera locura", "¿De verdad piensas que tú puedes hacer eso?", en realidad lo que esta diciendo es "yo no creo en ti" o "no cuentes con mi respaldo". Podemos cambiar el decir: "Es lo peor que se te podía ocurrir" con: "Eso que piensas es una gran idea, pero, siento que hay otras manera de hacerlo mejor...". Es necesario que nos volvamos unos verdaderos couch con nuestras parejas, que puedan sentir un respaldo en nosotros y no ser sus mayores críticos.

3.Evita palabras groseras, descorteses o irrespetousas.

Dentro del matrimonio el respeto no es un estado que se tiene que ganar, mas bien se da incondicionalmente. Frases descorteses e irrespetuosas como: "¿A caso no puedes encontrar un trabajo de verdad?, "lo que tu dices no me interesa, de todos modos lo voy a hacer", y "pues, según tú has rebajado peso" son un gran insulto y pueden dañar y marcar la dignidad de su cónyuge.

4.Evita palabras de comparación.

Cuando decimos palabras como: "¿No entiendo por qué no puedes ser como Raquel?" o "Esteban si haría eso por su esposa" lo que realmente estamos comunicando es: "Aunque te esfuerces...no eres lo suficientemente bueno" como esposa o esposo.

5.Evita palabras egoístas.

"No me interesa como te hace sentir esto, solo hazlo", "quiero una vida nueva sin ti", "necesito quien satisfaga realmente mis necesidades". Los cónyuges que se preocupan más por si mismos que por sus parejas es común que sus frases comiensen con "yo", solo piensan en sus necesidades y deseos más que las de su compañero.

Si en su matrimonio es común que utilice este tipo de palabras, primero que nada disculpese con su pareja y depués, para que su matrimonio continue como en el noviazgo evítelas a toda costa, de esta forma la relación se fortalecera y ambos se disfrutarán como le que son: un matrimonio sano.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: