fotografía

Fascina a los científicos que investigan la zona de Río Tinto la presencia de vida en un entorno ácido y de extrema dureza donde la presencia de numerosos minerales es muy similar a la que existe en el planeta rojo. La riqueza de los minerales de Río Tinto ya se conocía en la Edad del Cobre pero fueron los fenicios y luego los romanos los que comenzaron una verdadera explotación que siguieron luego los musulmanes y los españoles. 

fotografía

Este río costero nace en la sierra de Padre Caro y recorre unos 100 kilómetros hasta fundirse con el río Odiel en la ría de Huelva. Sus aguas rojas tienen un alto contenido en minerales como el hierro, cadmio, cobre, manganeso, etc. Pero lo más sorprendente de este lugar es que habitan organismos vivos que se han adaptado a condiciones extremas y se alimentan de minerales, son acidófilos. 

Científicos de la NASA estudian este lugar y la sorprendente forma de vida procariotas y encariotas en un ambiente muy parecido y sin oxígeno como el que tiene el planeta Marte. La historia minera de Río Tinto se inició hace ya más de 5.000 años y son muchas las culturas que han explotado el lugar, no obstante, el máximo esplendor se consiguió cuando se vendió la explotación a una empresa británica.

fotografía

fotografía

En la actualidad, además de ser un lugar de investigación, se ha convertido en un interesante lugar turístico gracias a la Fundación Río Tinto. Con un recorrido en el ferrocarril que se conserva desde la época británica, una casa museo y la entrada a la antigua mina se puede revivir el pasado histórico minero. Río Tinto fue en su momento de máximo esplendor la más importante mina de cobre del mundo, no obstante, guarda en sus aguas teñidas de rojo muchas incógnitas y misterios aún por descubrir.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: