Jesucristo

Padre hay uno sólo...


“Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el cultivador.” Esas palabras de JESÚS están registradas en Juan, capítulo 15, versículo 1 de las Santas Escrituras. Un padre no sólo engendra a un hijo, sino lo cultiva y cuida, le protege, le enseña, le ayuda a crecer y hace todo lo necesario para que su hijo crezca en las mejores circunstancias posibles y tenga todo lo que le haga falta por amor. Criar a un hijo es un trabajo de por vida.

La Historia del CRISTIANISMO está marcada por el concepto del PADRE. Si nos remontamos al ANTIGUO TESTAMENTO, recordaremos que aquella sociedad estaba marcada por el SISTEMA PATRIARCAL que marcaba a la gente de entonces. Este sistema patriarcal destaca desde los tiempos de Noé tras el diluvio y lo hallamos incluso aún hoy en varios países y diferentes culturas; Noé era el soporte y punto de referencia para el resto de su familia. El concepto patriarcal se refleja en la forma de vida en los tiempos de Abrahán y en el Judaísmo en los tiempos de Jesús cuando se hallaba entre nosotros. La figura del padre era muy importante para la institución familiar y dentro de la comunidad, aunque también las madres y mujeres en general eran importantes, no obstantes tenían su propio lugar. El padre era el pilar de la familia y el sustento principal quien daba seguridad a la unidad familiar.

Jesucristo, cuando estaba entre nosotros en la forma de humano, ya desde su infancia tenía muy clara la importancia de su padre y cuál era su lugar que ocupaba. En cierto viaje, cuando su madre María lo creía perdido y lo buscaba, él simplemente se había ido al templo porque, como él mismo decía… “tengo que estar en casa de mi padre” (Lucas 2:49). Él no entendía por qué lo buscaban, puesto que estaba donde creía que debía de estar considerando al templo su hogar.

Jesús cumplía con su deber como Hijo que era y era el ejemplo perfecto de obediencia. Aprendió el oficio de carpintero de su padre adoptivo José, a la vez que aprendía la sabiduría divina de su padre celestial. Siempre tenía presente que “el padre es mayor que yo”, como él mismo nos revela según Juan 14:28. Jesús sabía qué lugar ocupaba él y cual ocupa Dios su padre. De ahí, nos dejó un mensaje muy claro y contundente, donde no hay cabida para diferentes interpretaciones: “Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial.” (Mateo 23:9)

La única persona a la que Jesús se dirigió con el título de padre es a Dios.Nadie llamó padre a Jesús, ni tampoco a los apóstoles.Jesús fue muy claro en su mensaje diciéndonos que hay un solo padre que está en los cielos.Si leemos el Padrenuestro, oración que Jesús nos dejó para aprender a rezar, vemos que la oración comienza así: Padre nuestro que estás en los cielos.... Mateo 6:9.

Entonces, la pregunta que surge es: ¿Por qué llamamos PADRE a los curas?

Hay muchas razones para NO llamar PADRE a los curas, ni obispos ni a cualquier otro. ¿Cuáles son?

  1. Jesús dijo: el Padre es mayor que yo (Juan 14:28) – un cura no es mayor que Jesús.
  2. “Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial.” (Mateo 23:9) Jesús nos dice claramente:

           a) Uno sólo es el Padre

           b) No debemos llamar padre a nadie sobre la tierra

      3. Nuestro Padre está en los cielos, no obstante, los curas NO están en los cielos.

Entonces, ¿por qué llamamos PADRE a los curas? Así como Jesús predicó con el ejemplo, la Iglesia, si quiere representar a Dios en la Tierra de la forma como hizo Jesús, debería reflexionar, tomar ejemplo y corregir, porque PADRE HAY UNO SOLO.

Jesucristo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: