Oshun, deidad de la religión Yoruba, era la más bella y querida por todos. Ella tenía todas las riquezas que podía desear y estaba orgullosa de su cuerpo pero sobre todo de su melena que cuidaba con mimo.

   Un día, por avatares de la vida, Oshun se vió sumida en la más honda pobreza. Caminaba por el mundo como una mendiga vendiendo todas su riquezas para poder vivir. Llegó el punto en que tuvo incluso que cortarse la melena y vender su pelo para poder comer llegando a sumirse en una profunda tristeza. Un día caminando por el bosque llegó a orillas de un río allí se puso a llorar amargamente por su situación.

   Tan amargas y tristes eran las lágrimas que Oshun derramaba en las aguas del río que estas llegaron hasta Yemayá, orisha madre de todas las demás deidades de la religión Yoruba y hermana de Oshun, que fué hasta donde se encontraba su hermana. La vió en tal estado de desesperación, tristeza y pobreza que se apiadó de ella y le devolvió parte de su riqueza dándole para ello las aguas dulces de los ríos para que las cuidara pero aún así Oshun estaba muy triste por que se encontraba fea por falta de su hermoso pelo. Entonces Yemayá se cortó su melena y se la dió a Oshun para que con el pelo se hiciera una peluca hasta que su pelo original creciera y nadie la viera así. 

   Y así fué como Oshun y Yemayá afianzaron más su lazo de hermandad por que el amor de hermanas es más fuerte y sano que todas las riquezas y bellezas que pueda tener una persona.

   Por eso es que Oshun ama sín límite a su hermana Yemayá y también es por eso que todas las hijas de Oshun no deben cortarse su melena demasiado corta.

   

Hermanas de agua

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: