las ortigas y sus beneficios

LAS ORTIGAS Y SUS BENEFICIOS

   Las ortigas, cuyo nombre científico es urtica dioica, es lo que se llaman malas hierbas, es decir, una planta que crece de forma silvestre en zonas donde no se desea que crezca. Además las ortigas causan escozor e hinchazón en la piel sólo con el roce, debido al ácido fórmico que segregan los pelillos que cubren las hojas. Sin embargo las ortigas proporcionan tantos beneficios en diferentes aspectos que no se merecen el apelativo de malas.

   En principio hay que saber que las ortigas pierden su propiedad urticante con la cocción, o sea que para la recolección sí que debemos utilizar guantes, pero una vez cocidas ya no picarán más y podremos tocarlas con las manos sin miedo. Lo mejor es cocerlas durante diez o quince minutos. Si no tenemos mucha prisa, las ortigas también pierden por sí solas esa capacidad de producir escozor, y esto sucede doce horas después de haber sido recolectadas.

BENEFICIOS DE LAS ORTIGAS

   Propiedades medicinales: debido a su contenido en hierro, silicio, potasio, sodio, azufre y magnesio, entre otros elementos, las ortigas pueden aliviar diversas dolencias, por ejemplo las que afectan a las vías respiratorias como asma, afecciones pulmonares o catarro. Las ortigas también son buenas para la gota, la hipertensión, las inflamaciones y los cálculos renales, ya que son diuréticas y ayudan a eliminar residuos. Las ortigas son capaces de disminuir la cantidad de azúcar en la sangre, por lo que son recomendables para los diabéticos. Además, el hierro que poseen las ortigas facilita la formación de glóbulos rojos, por lo que son buenas para la anemia. La ortigas también pueden colaborar en el alivio de otras afecciones, como la diarrea, el reumatismo o la úlcera intestinal.
   Para beneficiarnos de las propiedades curativas de las ortigas, podemos elegir entre aprovechar su jugo o hacer una infusión. El jugo se puede extraer con una licuadora o machacando las ortigas a mano, mientras que la infusión se hace con unas cuantas hojas de ortigas en agua hirviendo, y azúcar según los gustos. En ambos casos se debe tomar dos o tres veces al día.

   Remedios caseros: otro de los beneficios de las ortigas es la capacidad que éstas tienen para facilitar que las plaquetas formen coágulo, por eso son recomendables para las hemorragias. Especialmente para la hemorragia nasal, aplicando una gasa empapada con jugo de ortigas.
   También para el acné, los abscesos y las erupciones son buenas las ortigas. En estos casos se hierve todo: raíz, hojas y tallo, después se separa el líquido de la pasta de ortigas, y se aprovechan ambas cosas; la pasta de ortigas se aplica directamente, mientras que el líquido se utilizará empapando compresas en él y aplicándolas sobre la piel afectada.
   Otro de los beneficios de las ortigas es frenar la caída del cabello. Con este fin se puede elaborar una loción casera con unas treinta hojas de ortigas cocidas en un litro de agua y aplicar la mezcla masajeando sobre el cuero cabelludo.

Alimentación: aunque no esté muy generalizado su consumo, las ortigas constituyen un alimento rico en vitaminas A, B2, B5, C y K, y además posee hierro y silicio. Se pueden utilizar ortigas como cualquier otra verdura y preparar con ella purés, cocidos, sopas, salsas, tortillas, etc.

Otros beneficios y usos de las ortigas

   Otros beneficios y usos de las ortigas los encontramos en la agricultura, donde se utiliza para elaborar abonos y fertilizantes, o en la industria, donde sirve de componente para la elaboración de tintes, cuerdas y artículos textiles.

ortigas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: