número 13

ORIGEN DE LA SUPERSTICIÓN DEL NÚMERO TRECE

   Hay varias teorías que intentan explicar el origen de la superstición del número trece, número odiado y temido en países de todo el mundo. Desde el origen de las culturas, el trece ha sido acusado de ser un número fatídico que trae mala suerte. La hipótesis más aceptada es que el origen de esta superstición se encuentra en la Última Cena de Jesús, en la que cenaron trece personas, Jesús y sus doce apóstoles. Fue al acabar esta cena cuando empezó el calvario de Jesús. Este pudo ser el origen de una superstición que decía que si se reúnen trece personas a la mesa, una de ellas morirá próximamente.

última cena

   Otra explicación del origen de esta superstición podría estar en los antiguos persas, pues creían que cada una de las doce constelaciones del zodíaco controlaba la tierra durante mil años, y al final del ciclo se acabaría el mundo. Esta creencia dio origen a la identificación del número trece con el caos y la destrucción. También los vikingos vieron en el trece un número temible. El origen está en su mitología, donde el dios número trece era Loki, un dios negativo que representaba el fraude y el engaño.

   Algunas corrientes señalan que quizás el origen del temor y la fobia que despierta el número trece radique simplemente en que el trece sigue al doce, por lo que denota que el doce ha terminado. Desde el origen de las civilizaciones, el doce es un número perfecto, mágico y representativo de la plenitud para algunas culturas antiguas. También un número simbólico e histórico, al ser doce los meses del año, las horas del reloj, las tribus de Israel, los apóstoles, los dioses del panteón romano, los trabajos de Hércules o las casas zodiacales. Todo esto dio origen a temer el final del doce, representado en el trece.

número trece

   Lo cierto es que el temor al número trece es tan fuerte y paralizante para algunas personas que se han visto en la necesidad de acudir a especialistas. Incluso ha dado origen a una palabra: triscaidecafobia, nombre dado al transtorno psicológico que padecen los que sienten un miedo irracional hacia el número trece. Esta palabra tiene su origen en el griego antiguo, donde trece se decía triskaideka.

   En algunos países el temor al número trece es tan grande que ha llevado a trastocar la numeración de diferentes entidades y servicios. Muchos edificios omiten el piso número trece y pasan directamente del doce al catorce. En otros lugares sucede lo mismo con la numeración de las calles, donde se saltan el portal número trece. En algunos hoteles se decidió utilizar el piso trece para oficinas y habitaciones de servicio del hotel y no a los clientes, ya que éstos a menudo rechazaban alojarse en dicha planta. En muchos aviones también se omite el número trece para filas y asientos, siendo sustituido por el 12-bis. En Irlanda las matrículas de los coches empiezan por el año en que se han comprado, omitiendo las dos primeras cifras, es decir, que un coche adquirido por ejemplo en 1997 empieza por 97. Este año 2013 tocaría empezar por 13, pero por miedo a que la venta de coches, ya de por sí mermada por la crisis, aún baje más, se ha decidido empezar por 131 durante el primer semestre, y 132 durante el segundo. En Fórmula 1 actualmente se omite el número trece, y existe un sinfín de anécdotas más.

número trece

   En España, el piloto de motociclismo Ángel Nieto fue campeón del mundo trece veces, pero él siempre dice doce + una. De la misma manera el programa Gran Hermano, tras doce ediciones, cuando llegó la siguiente no se llamó Gran hermano 13, sino Gran Hermano 12+1, a causa de la superstición de su presentadora Mercedes Milá.

número 13

   En España, Grecia, e Hispanoamérica, la mala suerte está representada no sólo por el número trece, sino también por el martes. El martes trece es considerado en estos países el día de mal augurio por excelencia. En España, el origen de que el martes sea considerado un día de mala suerte comenzó en el siglo XIII cuando los cristianos sufrieron, en martes, una fuerte derrota contra los moros en la localidad valenciana de Luchente durante la reconquista. La matanza fue tan grande que la gente empezó a llamar al martes día de mal agüero. Para Grecia la superstición del martes parece tener su origen en la esencia del día en sí, ya que el martes se considera el día dominado por la influencia de Ares, dios de la guerra, asociado a la violencia, la destrucción y la sangre. Ares en su versión romana es Marte, y en España ese día está dedicado al mismo dios, razón por la que el día se llama martes.

número trece

Origen de la superstición del viernes trece

   En el mundo anglosajón, en Francia, y en otros países europeos, sin embargo, el día fatídico es el viernes trece. El origen de esta superstición está en un hecho histórico, ya que un viernes trece, en el siglo XIV un grupo de caballeros templarios fueron apresados y ejecutados en la hoguera sin haber tenido antes un juicio justo. Los Templarios tenían entonces mucho peso en Europa, por lo que ese día, el viernes trece, pasó a ser considerado un día de horror y de mala suerte.

origen superstición trece

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: