Sienta genial después de una copiosa comida, nos refresca con la llegada del buen tiempo, incluso nos da un toque de distinción Pero un gin tonic es mucho más que uno de los cócteles de mayor éxito, su origen esta ligado al mismísimo Imperio Británico y a su expansión por la India.

En 1783 Johann Jacop Sweeppe descubrió un método para carbonatar líquidos, es decir, para introducir burbujas de gas carbónico en bebidas como el agua o refrescos de frutas. Este caballero suizo se trasladó a Londres en 1792, capital donde por aquel entonces se daban cita emprendedores, inventores, empresarios y hombres ávidos de riqueza y allí instaló su empresa: Sweeppe's. De este modo y mucho antes de que la Coca-cola invadiera espacios publicitarios y neveras de medio mundo nuestro amigo ya hizo fortuna en la naciente empresa del refresco.

Quizá para darle un carácter terapéutico o medicinal a lo de beber un zumo de frutas -recordemos que en aquella época lo popular era gastar el dinero en cerveza o ginebra y entre los nobles era el té la bebida estrella- introdujeron en la bebida quinina. Esta sustancia le daba un sabor bastante más amargo pero la convertía en un excelente remedio contra la malaria y el paludismo. El propio Churchill dijo que el gin tonic había salvado más vidas inglesas que todos los médicos del país.

Por otra parte la ginebra era una de las bebidas de mayor éxito entre lo que los ingleses llamaban la common people (gente común). Aunque todavía era considerada por las clases altas como una especie de veneno al que acudían los desheredados para ahogar sus penas, como demuestran el grabado de Hogarth, Gin lane, o el hecho de que fuera llamada mother´s ruin, la ruina de las madres.

Teníamos entonces los dos elementos fundamentales del cóctel, ginebra y agua tónica, pero todavía faltaba una de esas mentes geniales, con inteligencia suficiente para dar el gran paso y mezclar ambas bebidas. Sorprendentemente, la inteligencia fue militar. Las campañas del ejército británico enla India a mediados del siglo XIX se cobraban numerosas muertes por enfermedades como la malaria; enfermedades que podían ser evitadas o al menos paliadas con la quinina que contenía el agua tónica, sin embargo, la gran cantidad de esta sustancia que por entonces llevaba la bebida le daba un horrible amargor. Parece que un oficial británico la mezcló con ginebra, que por las características de su sabor atenuaba el de la tónica. A partir de entonces todas las victorias del ejército se celebraban con esta nueva bebida. Si cuando Woody Allen escuchaba a Wagner le daban ganas de invadir Polonia, a los británicos, parece que el gin tonic les animaba a engrandecer su Imperio, ya que en las primeras décadas del siglo XX llegaron a controlar una cuarta parte de la población mundial.

En los años sucesivos los oficiales del ejército y los altos funcionarios dela Corona lo fueron introduciendo en los círculos sociales más altos, perdiendo así la ginebra su carácter proletario y convirtiendo el gin tonic en bebida de moda, la misma reina madre decía consumirlo diariamente.

No sabemos si la combinación con limón u otros cítricos proviene de aquella época o es posterior, lo cierto es que, aunque mejora el sabor del cóctel, los expertos recomiendan no añadir zumo de limón, puesto que éste consume las burbujas de carbónico rápidamente. Los mejores barman recomiendan 5 cl de ginebra por 20 cl de tónica, mucho hielo, mezclar con cuidado y nada de zumo de limón, acaso aromatizar la copa rallando su corteza.

Salud.

La ginebra se consideraba una bebida peligrosa

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: