Esta es una celebración anual en honor a San Fermín que se celebra en Pamplona, capital de la Comunidad Foral de Navarra. Su origen se remonta a varios siglos, aunque la fama mundial es más reciente, vinculada a la difusión que le dio Ernest  Heminguay. Su fama actual, cosmopolita y multitudinaria es el resultado de la evolución histórica cuyos orígenes se remontan a la edad media.

Tres celebraciones están unidas en el origen de los San Fermines, los actos religiosos en honor a San Fermín desde antes del siglo Xll, las ferias comerciales y las corridas de toros, documentadas ambas desde el siglo XlV. Muchos visitantes creen que San Fermín es el patrón de la ciudad y no es así. El patrón de Pamplona es San Saturnino, que se celebra el 29 de noviembre con una fiesta mucho más modesta.

Antes se celebraba San Fermín el 24 de septiembre pero por causa de las inclemencias del tiempo, en 1591 trasladaron la fiesta del co-patrono de Navarra al 7 de julio.

 

Estas fiestas,  están consideradas como una de las mejores celebraciones del mundo, junto a los Carnavales de Rio de Janeiro y Venecia y la Feria de la Cerveza de Múnich. La población de Pamplona pasa en estos días de 190.000 habitantes a más de 290.000 personas.

Se inicia la fiesta con el chupinazo. Es un cohete que se lanza el día 6 de julio de cada año a las doce del mediodía desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona. Se congregan gran número de pamploneses y visitantes y es el chupinazo más famoso y más visto en todas las televisiones. Tras el fuerte sonido que retumba por todo Pamplona, las gentes se lanzan ha clamar vítores al santo protagonista principal de estas fiestas tan famosas.

 

El encierro consiste en acompañar a la manada de toros y cabestros desde los corrales hasta la plaza de toros. Antes corrían detrás de los toros pero a partir del siglo XIX se pasó a correr delante y se convirtió en una costumbre emocionante a la vez que peligrosa, pero es lo que da más emoción a la fiesta. El 10 de julio de 2009 se produjo el último accidente mortal, un jóven de 20 años natural de Halcalá de Henares.

 

Con "el pobre de mi" se acaba oficialmente San fermín. La gente de agolpa en la plaza del Ayuntamiento a las doce de la noche cantando, "pobre de mi, pobre de mi, que se han acabado las fiestas de San Fermín", algunos llevan velas encendidas y muestran una gran tristeza. Dan fin así al jolgorio que ha durado una semana trepidante, y ahora hay que volver a la rutina. Muchos también están deseando que se acabe pues el cuerpo ya no aguanta más.

 

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: