¿Cómo organizarse en el trabajo? Es una pregunta que nos hacemos muchas amas de casa a lo largo de nuesros largos días en el dulce hogar. ¿Eres una mujer desorganizada en el trabajo? Yo también lo era hasta que decidí organizarme para ser más eficiente y trabajar menos. Lo mío ha sido siempre la ley del mínimo esfuerzo.

He empezado por comprar una libreta en la que anoto todo lo que tengo que hacer. Las tareas hechas las tacho en la libreta. Así evito repetir tareas.

Mi siguiente medida ha sido agrupar las tareas. Cuando me pongo a hacer la comida, la hago para todo el día. He dejado de hacer primero el desayuno, después la comida de mediodía, finalmente la cena. No pasa nada si mi feliz familia come una cena que he preparado a las siete de la mañana o aprovecha esa comida que ha quedado de mediodía. No se mueren por comer los macarrones de las dos de la tarde o por pasar un día o dos a la semana con una cena de bocadillos. Yo no soy la esclava de mis hijas y de mi marido.

Lo mismo hago con los e-mails. Los leo el viernes y los contesto el viernes. Los otros días no estoy para responder a mis clientes ni a mis amistades.

El móvil también lo tengo controlado. Lo controlé cuando decidí apagarlo. Si quiero llamar a alguien, yo soy la que llamo. No puedo estar a todas horas al teléfono recibiendo llamadas absurdas, como, por ejemplo, las llamaditas de mi marido diciéndome te quiero. Estuvo a punto de que le pidiera el divorcio por esas llamadas agobiantes. No me gusta que me controlen con los te quiero.

Las fiestas en mi casa se han acabado. Me di cuenta que me estaba convirtiendo en una criada. Yo hacía la comida, yo limpiaba, yo recogía y yo no disfrutaba. Las fiestas se hacen en un restaurante. Es donde las disfrutamos las amas de casa porque te lo dan todo hecho. Además, evitas que las brujas de tus cuñadas te critiquen por tener la casa mejor o peor. Si quieren criticar, que critiquen la decoración del restaurante, no la de mi dulce hogar.

Así es como organizo mi trabajo de ama de casa. Me queda deciros que no ayudo a mis hijas con los deberes. Eso lo hacen las madres tontas. Servidora no es la profesora de las nenas. Eso se lo he dejado muy clarito también a las madres de los otros niños y niñas. A mí que no me hablen de las tareas escolares de los niños. La escuela es el trabajo de mis hijas, no el mío.

La limpieza de la casa la hago yo. No aguanto a mi marido mariconeando. He llegado a la conclusión de que los maridos es mejor que no hagan nada en casa. Son un desastre: en vez de ordenar desordenan y en vez de limpiar ensucian. Mi santo se queja de que no le deje hacer nada. ¿Cómo le voy a dejar meterse a amo de casa cuando no es capaz ni de hacer la compra sin meter mi economía familiar en quiebra? La última vez que fue al supermercado casi lo vacía. También vació el presupuesto del mes en un día. Casi lo mato. Por eso la limpieza de la casa y la compra la hago yo. Soy una maniática de la limpieza. Nadie limpia mejor que yo y nadie hace la compra gastando menos que servidora.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: