Operación Valquiria

La operación “Valquiria” representó la participación de militares y políticos contrarios al régimen nazi en un intento de acabar con la vida de Adolf Hitler y tomar el control del país.

El coronel de la Wehrmacht, Claus von Stauffenberg, resultó fundamental en la intriga sobre la planificación del asesinato de Hitler. Nacido en una familia aristocrática, destacó por sus aptitudes artísticas y su incontrolable individualismo. En el ejército consiguió ascender rápidamente gracias a su óptima organización militar y sus conocimientos sobre logística. Perdió un ojo combatiendo durante una campaña en África mientras comandaba la 10ª División Panzer.

Su rechazo por al trato aplicado a los civiles en territorio ocupado, a los prisioneros rusos y por la masacre de judíos le hizo entrar en un conflicto moral entre lo que suponía la lealtad a su país y sus convicciones éticas.

Las reuniones a las que asistía Hitler le eran familiares y su cargo como Jefe del Estado Mayor le permitió acercarse al Führer. Supo desde siempre que desde esa posición le sería más fácil idear un plan para acabar con el dictador.

La operación fue ideada años atrás para hacer frente a emergencias nacionales y defenderse de ellas. Consiguiendo que Hitler firmara un cambio en esta antigua orden de movilización de tropas, se concibió poder adueñarse del Ejército de Reserva, mediante una estrategia, haciendo creer que un grupo de líderes del partido habían participado en el asesinato. De esta forma conseguían que el ejército estuviera de su parte a la vez que se sustituía el gobierno.

El 20 de julio de 1944 Stauffenberg colocó un explosivo bajo la mesa en el búnker en el que se encontraba reunido el Estado Mayor, en la Guarida del Lobo.

El fracaso en la operación se produjo cuando se supo que, milagrosamente, Adolf Hitler había salido ileso de tal explosión. Los conspiradores fueron arrestados y ejecutados en los días sucesivos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: