fotografia

El psiquiatra y neurocirujano portugés Antonio Egas Moniz, desarrolló una técnica para los trastornos psicóticos por medio de la cual perforaba el cráneo del pacientes. Más tarde perfeccionó la técnica inventando un instrumento que llamó "el leucofomo", una especie de estilete de acero con un alambre retráctil. Los pacientes que no morían, algunos resultaban curados y otros con algunas mejorías. Pero sería el neurólogo estadounidense Walter Freeman quien depuraría más la técnica y realizó la lobotomía total como se conoce y que más tarde fue considerada una practica cruel y aberrante.

 

fotografia

Freeman encontró el modo más rápido de llegar al cerebro. Introdicía un instrumento por encima del globo ocular, bajo el párpado y con un martillo que golpeaba hasta traspasar el cráneo, agitando el punzón, para al final extraerlo. Era un procedimiento que quitaba o destruía parte de la corteza frontal para desconectar el tálamo del cerebro.  Recorrió el país con su lobotomovíl visitando psiquiátricos , interviniendo a enfermos sin recursos. Su trabajo fue apoyado pues se quería evitar masificación en los hospitales ya que muchas camas estaban ocupadas por enfermos mentales.

 

fotografia

fotografia

En el Reino Unido, sir Wylie McKissock también implantó la técnica y realizó numerosas lobotomías recorriendo los hospitales a pesar de la oposición de los psicoanalístas.

Según publicó World Neurosurgery, Eva Perón fue sometida a una lobotomía para aliviar el dolor que el cáncer que sufría le producía pero siempre se mantuvo en secreto. Un doctor argentino radicado en Estados Unidos, Daniel Nijensohn, realizó una investigación para saber que había de cierto en el caso de la lobotomía de Eva Perón y se descubrió a través de un cirujano que participó en la operación, que la cirujía la practicó el neurocirujano James L. Poppen, célebre personaje por haber operado a  Kennedy de una hernia de disco en 1943.

 

fotografia

fotografia

Los datos más relevantes fueron una radiografía (hoy perdida) que muestran las huellas de la operación que se realizó poco antes de morir el 26 de julio de 1952. Pronto la comunidad científica se dió cuenta de la parte negativa de esta práctica ya que los enfermos que lograban sobrevivir a la intervención quedaban como zombis andantes. A partir de los años cincuenta ya se practicó menos y al final fue prohibida. No obtante se conocen informes que se practicó de forma privada después de estas fechas.

 

perfumada.

En 1949, Moniz recibió el premio Novel de Medicina por la invención de la lobotomía lo que en opinión de la comunidad científica lo sitúan en la lista negra de reconocimientos que no debieron hacerse.. Un neurocirujano  que trabajó como enfermero cuando era estudiante y trató con pacientes lobotizados unos años antes, comenta que se encontraban en un estado lamentable y con serios problemas para realizar movimientos por lo que se pasaban toda su vida el el hospital deambulando por los pasillos.

 

fotografia

En los años sesenta, un paciente se le murió a Freeman en la mesa de operaciones por hemorragia cerebral y esa fue su última operación. En los años que siguieron se dedicó a visitar hospitales comprobando el estado de sus pacientes operados para proporcionarles algunos cuidados. Se dice que intentaba lavar los remordimientos de su conciencia.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: