La ONAGRA es una planta de un metro de alto, que crece en suelos secos y arenosos en dunas del litoral, arenales y playas fluviales. Esta planta curativa procede de Norteamérica, aunque su cultivo ahora está extendido por todo el mundo.

Sus propiedades ya son reconocidas por doquier: es antiinflamatoria, antirreumática, analgésica, vasodilatadora, anticoagulante, reguladora hormonal por excelencia, nutritiva y es un tónico nervioso y digestivo.

El aceite de ONAGRA se utiliza para diversos fines. Ayuda a estabilizar las membranas de todo el organismo. Es muy importante para estimular la circulación sanguínea y para regular las hormonas.

Es muy oportuno también tomarlo cuando existen enfermedades de corazón, ya que el aceite de onagra favorece la circulación, mantiene correctos los niveles de colesterol, contribuyea mantener bien la tensión arterial y previene contra accidentes coronarios.

En las menstruaciones de las mujeres, las regula y hace que se tengan menos dolores, y suaviza los trastornos asociados a la menopausia.

Ayuda así mismo a mejorar en los dolores reumáticos y artríticos, y tiene un efecto sedante bastante importante también.

Con el aceite de esta planta, se consigue estimular las defensas del cuerpo y mejora las fatigas.

A nivel cutáneo, retrasa el envejecimiento por su capacidad de hidratación, y sirve para tratar problemas de piel tópicos como el acné, los eccemas, la psoriasis y los forúnculos.

Como precauciones, debemos tener cuidado en las dosis. Una ingesta de una cantidad alta puede provocarnos náuseas y diarreas, y además es aconsejable no tomarla durante el embarazo y el periodo de lactancia y en personas que estén siendo tratadas con anticoagulantes.

Por lo tanto, a pesar de estas pautas, el aceite de Onagra es muy recomendable para nuestra salud diaria siempre y cuando no haya contraindicaciones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: