Sus ojos miraban a Dios

Sus Ojos miraban a Dios


Sus ojos miraban a Dios es una profunda novela escrita por Zora Neale Hurston, que narra la historia de una mujer que busca encontrar su propia voz y su lucha para mantenerla.

Toda la gente le dice a Janie Crawford cómo debe actuar y pensar. Su abuela, Nanny, y luego una seguidilla de hombres que pasaron por su vida contribuyeron a su sumisión. Sus ojos miraban a Dios nos muestra que la libertad tiene como precio la soledad, y Janie está dispuesta a pagar el coste.

Sus ojos miraban a Dios nos muestra a Janie Crawford, una joven afroamericana con muchos deseos de vivir. Mientras está sentada debajo de un peral, se ve a sí misma como "un árbol en flor" y los sueños de un hombre como una "abeja en esa flor". Pero ella también está buscando respuestas para todas las preguntas y las encuentra para todas las otras creaciones, excepto para sí misma. Ella siente que debe buscar esa respuesta personal, pero ¿dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo?. Sólo cuando la encuentre será capáz de abrir sus pétalos a la vida.

En el primer capítulo de Sus ojos miraban a Dios, Janie, ya convertida en una mujer de unos 40 años, vuelve a su casa en Eatonville, Florida, una ciudad afroamericana cerca de Orlando que había dejado varios años antes. La autora la describe como poseedora de un gran de cabello negro, largo hasta la cintura, bellos pechos, y un par de nalgas firmes.

Dos años antes, Janie era una próspera viuda que había dejado Eatonville con un hombre llamado Tea Cake, un encantador trabajador migrante, que tocaba la guitarra, y apostaba, y que tenía 12 años menos que ella. Las otras mujeres no podían evitar lanzar alguna risita cuando Janie pasaba; especulando que Tea Cake le había robado el dinero y la había dejado por una mujer de su misma edad. Uno de los misterios que se develará hacia el final de Sus ojos miraban a Dios.

Hurston enmarca la novela Sus ojos miraban a Dios en torno a Janie, en el momento en que le cuenta su historia a Pheoby. Mientras Janie relata la historia de su infancia, sus dos primeros matrimonios, y su relación con Tea Cake, la voz en la novela tiende a desplazarse entre la primera y tercera persona, y el lenguaje alterna entre la alta poesía y el idiomático dialecto negro.

En definitiva, Sus ojos miraban a Dios es una novela que indaga en el interior de una mujer que busca ser ella misma, aún a coste de su soledad. Recomendable.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: