Es odioso comparar pero inevitable

Las comparaciones siempre son odiosas, pero; lamentablemente inevitables. Se dice que la densidad de las aguas, hace que las mismas se mezclen o no, al provenir de cauces diferentes. Viene a nuestra mente la siguiente pregunta. ¿Los seres humanos tenemos diferente densidad en nuestra personalidad? ¿Es dicha densidad simplemente una analogía de la cuestión hidrológica adaptable naturalmente a una relación de pareja?

En algunos lugares, la referida densidad es de un nivel tan considerable que; en algunas partes del mar, la gente puede flotar sin esfuerzo alguno y puede haber diferencias tan notables que se nota la diferencia visualmente, como por ejemplo; cómo dos grandes ríos de diferente caudal al unirse, al no mezclarse en algunos trayectos, sus diferencias se pueden notar visiblemente, hasta que el río más caudaloso hace valer su superior torrente y fuerza. En definitiva, si son odiosas las comparaciones, inevitables, sin embargo útiles.

En una hipotética conversación entre estos dos caudales, el uno le diría al otro, tú no me entiendes. Y transcurrirían los días en discusiones hasta que al pasar el tiempo, entre dimes y diretes, desacuerdos, el primero va perdiendo fuerza, no por no tener razón, sino, porque su caudal es ostensiblemente débil, porque en su formación tuvo problemas, se mueve por cauces más estrechos, obstáculos, y contaminación que disminuyeron dramáticamente su vigor y confianza. Su naciente de seguro no fue tan fluido como el de su adversario.

pareja

Es la hora de confluir

Generalmente como parejas, seguramente tuvimos cauces estrechos, obstáculos, luego al llegar la hora de confluirnos, nos damos cuenta que nuestra densidad no era la misma. Había tantas diferencias, que llegamos a pensar, que tal vez debería seguir siendo diferente, para que cada quien mantuviera su cauce original, antes de lastimarnos, herirnos, dejar huellas o como llaman en términos hidrológicos, dejar sedimentos que enturbiaron definitivamente las aguas para simular más profundidad. “Hay espíritus que enturbian sus aguas para hacerlas parecer profundas” decía Nietzsche, en alusión a que nos colocamos en la posición más comprometida, confundiendo más a nuestra pareja con nuestra máscara de “no me interesas”, “puedo salir adelante sin ti”, “yo puedo solo”, entre otras cosas.

Verdaderamente, no es que deba haber dependencia del otro par, sin embargo en muchos casos conocidos, esos ríos tienen las condiciones para que confluyan, así lo decidieron en algún momento, aun sin ser psicólogo, la densidad no es lo que pesa en la pareja, sino; la falta de voluntad de hacernos menos densos ante la pareja. No hay razón para hacernos con el sufrimiento, pero, si este hace acto de presencia y trata de irrumpir en nuestra vida, no hay que temer; solo hay que plantarle cara y con la frente bien en alto.

amorosamente

Lo que hemos escrito en el párrafo anterior, lo interpretamos así, una vez que reconozcamos los sedimentos en nuestras parejas es cosa de sentarnos y hablar de nuestros cauces en la infancia, en la adolescencia y en la adultez. Y oigamos sin enjuiciar, sin cortar, sin otro gesto que no sea más que comprensión. ¿Qué nos lastimó? ¿Qué dañó la relación? ¿Por qué no puedo ayudar en las labores de la casa? Vida, ¿Por qué odias la lectura? Y escucharás raras palabras, pero reales, con cicatrices llenas de tristeza, almacenadas en ese ser que amas y que tal vez nunca te lo había dicho, como algo que dejó huella en su corazón, sino, como un comentario muy superficial, que al ser de tal manera lo asumimos como tal.

Nada cuesta abrir nuestros corazones para sentir y comprender a nuestra pareja, es como un diálogo, de intercambio de información profundo y, como un ángel terrenal no los proponía, humillarse ante la pareja, en hacerle saber sus errores, pensamientos, sufrimientos, heridas, las veces que lloró por algo o por alguien y de esa manera limpiar los sedimentos y enfocarse en converger, a sabiendas de que, si bien el cauce no ha sido fácil, nos unimos con las bases del amor, del ser supremo y que mi pareja se ha unido a un ser humano especial.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: