AHORRAR PENSANDO EN EL FUTURO

Sin importar la cantidad que cobres, si tienes la gran suerte de hacerlo, es muy importante aprender a vivir dentro de las posibilidades de cada uno para evitar pasar por apuros económicos o incluso para conseguir crear no sin esfuerzo un buen colchón que te proporcione esa tranquilidad que tanto ansias tener. Conocer bien en que se va tu dinero te permitirá buscar maneras creativas de ahorrar y conseguir unos fondos adicionales que sea cual sea su destino te vendrán muy bien.

Lleva un control de tus gastos

Llevar un control diario de gastos es fundamental para intentar reducirlos. Lleva contigo un bloc de notas y deja reflejado en sus hojas todas las compras que hagas, sea cual sea su importa. También incluye en tu estudios todas las retiradas de dinero que realices a través de los cajeros automáticos. Sabiendo todo el dinero que gastas diariamente podrás buscar los gastos que puedas suprimir, temporal o permanentemente, o buscar formas y buenas ideas para reducir los gastos necesarios.

Oblígate a ahorrar

Si quieres ahorrar de cara al futuro lo más eficaz es que guardes, para este fin, de tus ingresos mensuales una cantidad. Determina un porcentaje, dependiendo de tus posibilidades. Un 5%, un 10%, un 20 %... el que sea pero se realista en la planificación y ten en cuenta que tu decisión la tienes que llevar acabo. Cumple siempre que puedas y poco a poco verás cómo tus ahorros van aumentando. Una buena forma de hacerlo sería que al configurar tu depósito directo, dividas tu sueldo entre tu cuenta corriente y una segunda cuenta, llamémosle cuenta de ahorro destinada a un fondo de emergencia. Esto te obligará a ahorrar, y el hecho de que sea automático hace que sea más fácil. Pero hay miles de formas de ahorrar. Otra muy buena idea para comenzar a ahorrar sería guardar el dinero de las vueltas. Cada vez que compres algo guarda el cambio que te dan. Conviértelo en una costumbre y ya verás que te sorprenderá la enorme cantidad de dinero que puedes ahorrar de esta forma. Otra buena manera de ir ahorrando es hacerte con una o varias huchas y asignarles a cada una un valor. Por ejemplo puedes decir que una hucha es para monedas de 50 céntimos y obligarte a introducir en ella todas, absolutamente todas las monedas de ese valor que caigan en tus manos. Como siempre elige en función de tus posibilidades. Y no te olvides de una hucha para esas monedas de 1, 2 o 5 céntimos a las que no le damos ninguna importancia pero que sumadas pueden hacernos ahorrar una cantidad nada despreciable. ¡¡Mucho ánimo, comienza a ahorrar y con el tiempo verás los resultados!!

Guarda en una hucha y poco a poco irás ahorrando

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: