Obaba es el pueblo, el lugar mítico que enlaza y sirve de apoyo a las veintiséis historias que componen este libro. Obaba es un lugar mágico, pero solamente para el que lo ve desde fuera, dentro sus habitantes lo ven como el mundo normal en el que se desarrollan sus vidas.

Una fotografía antigua, una foto escolar, un lagarto que aparece en la foto comienzan esta serie de historias. Esta lagartija va a ser la que una las historias entre sí. Las agiles patas de esta lagartija nos llevaran de historia en historia, recorriendo las gentes y lugares de OBABA.

Como la historia de Esteban Werfell, un niño cuyo padre para que este salga de Obaba, idea una estratagema, que le abra al mundo. La moraleja es la apertura necesaria de cualquier cultura hacia los otros para que se enriquezca y se expanda.

En otra de las historias, el canónigo de Lizardi, da como verdad la historia de un niño que se transformó en jabalí como resultado de la soledad sin fin que le asolaba. Este cuento que desciende directamente de la tradición literaria vasca, y Atxaga con el trata la necesidad de conocer la tradición para poder extender la misma hacia lo universal.

Los temas de la literatura nunca son locales, se extienden a la humanidad, y el euskera como lengua en la que se expresa el escritor es una voz más dentro de la literatura universal.

En el último cuento “Jóvenes y Verdes”, en los que la famosa lagartija de Obaba toma el mayor protagonismo, se cuenta la conjetura que pudo llegar a suceder, cuando Ismael acerco a la lagartija al oído de Albino María, que quedo incapacitado quizás al pasearse la lagartija por su oído.

El resultado de esta obra es un libro mágico pero real, que va desde lo local hasta la universalidad. Obaba es un reflejo del mundo real que nos rodea.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: