Si miras la biblioteca de alguien puedes conocer gran parte de su intimidad, en mi caso concreto la mayoría de mis libros se dividen en: Clásicos de la literatura (por ese afán canceriano de creer que “todo pasado fue mejor”), libros de astrología (o alguna otra pseudo ciencia que me fundamente echarle algunas de mis culpas al cielo), libros de derecho (por el orgullo de no claudicar en el estudio) y varios libros de autoayuda (respondiendo a un deseo de mejoramiento personal y a la conciencia de mis carencias). De éstos últimos los hay de variados tipos que pueden resumirse en dos: los de superación en relación a los demás (tácticas de ventas, de convivencia, oratoria, liderazgo etc.) y los de superación en relación a uno mismo (espiritualidad, autoconocimiento, realización, etc.), sin desconocer los que hacen la síntesis de los dos focos del ser o que pueden ser útiles indistintamente.

Hay que reconocer que no todos son buenos, a pesar de que todo libro deja algo bueno por muy malo que sea, pero hay algunas joyas que me sirvieron y sirven mucho a la hora de encarar alguno de mis defectos ya sea que ellos se trasladen a mis actitudes externas o a inquietudes internas. De esas lecturas que para algunos pueden ser filosofía barata y zapatos de goma he obtenido retribuciones personales muy grandes y la firme convicción de que siempre se puede cambiar, siempre se puede mejorar, siempre que se aborrezca con ardor la creencia del “no puedo” y se decida a actuar, a veces miro con pesar a la gente que me dice: “yo soy así, no puedo cambiar” pienso en lo cerrado de sus mentes y en lo que van a tener que padecer, ellos y los que los rodean, por esta creencia; porque en vez de batallar contra ellos mismos se dedicarán a pelear con los demás.

Pero para aquellos que quieren superar sus propios límites y se enfrentan con la negatividad del entorno les sugiero que practiquen ésta afirmación: "No tengo en cuenta los imposibles de los demás y solo pacto con Dios lo que es posible para mí"

Es mejor rendirse al Sí puedo y obtener los frutos siempre puros del autoconocimiento y del poder que reside dentro nuestro. ¿No creen?

“Si piensas que estás vencido: lo estás
si piensas que no te atreves: no lo harás
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes: no lo lograrás.
Si piensas que perderás: ya has perdido
porque en el mundo, comprenderás que el éxito comienza con la voluntad del Hombre.
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido antes de haberse corrido
y muchos cobardes han fracasado antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán
piensa en pequeño y quedarás atrás: piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental
Si piensas que estás aventajado, lo estás
tienes que pensar bien para elevarte
tienes que estar seguro de ti mismo antes de intentar ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte ni el más ligero
porque tarde o temprano, el hombre que gana es aquél que cree poder hacerlo.”

Christian Barnard.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: