El ritmo de avance de la sociedad es vertiginoso en todos los órdenes de la vida. Resulta fundamental para el ser humano aprender a adaptarse a las nuevas propuestas e informaciones que casi diariamente recibimos y que influyen de manera directa o indirecta en nuestras vidas. Todo ello a su vez genera nuevos perfiles de usuarios ante determinados productos como puede ser el seguro médico. Uno de estos perfiles es de la persona joven, profesional y sin familia directa a su cargo; determinadas compañías punteras en el sector del seguro contemplan las particularidades de este perfil y realizan propuestas acordes a sus necesidades y que tendrán que ser tenidas en cuenta en una comparativa antes de la contratación.

 

Y es que nos encontramos ante un perfil que, lógicamente, no tiene las mismas necesidades ni inquietudes respecto a su salud que otro de tipo de usuarios. Este perfil, como decíamos, se ve cada vez más reflejado y atendido en determinadas compañías, conscientes de que es necesario satisfacer la demanda de este importante segmento de la población.

 

Una de las coberturas acordes tanto a los tiempos como estos perfiles de usuarios es la de asistencia en viaje destinada a los viajes desarrollados fuera del territorio nacional, el asegurado contará con un servicio de repatriación en caso de enfermedad o de resultar herido, incluso siendo acompañado de vigilancia médica si fuera necesario. El transporte se haría bien al domicilio del asegurado o bien a un centro hospitalario, en éste último caso al más cercano al domicilio. En caso de que esto último no fuera posible, el asegurado contaría con un servicio de desplazamiento entre el hospital y el domicilio, contando de igual modo con vigilancia médica si fuese necesaria.

 

De igual modo se llevaría a cabo la repatriación de los miembros de la familia del asegurado enfermo o herido que tuvieran la condición de cónyuge.

 

Si fuera necesaria la hospitalización en el lugar donde se desarrolla el viaje durante un periodo superior a 10 días, la compañía se encargaría de los costes generados del desplazamiento de un familiar del asegurado para poder asistir al enfermo o herido. Se abonarían los gastos de estancia del familiar y un billete de ida y vuelta de tren o avión.

 

En éste caso, el asegurado podría contar incluso con los servicios de un intérprete y el envío de medicamentos al extranjero siempre y cuando estos sean de vital importancia y no estén a disposición en el país donde el viaje tiene lugar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: