alzheimer

Nueva luz sobre el Alzheimer

Según se desprende de una investigación reciente que se publica en Nature Neuroscience que nuestro propio cerebro sería capaz de compensar algunos de los cambios iniciales que se producen en la enfermedad de Alzheimer. Según esta investigación publicada, algunas personas refuerzan su sistema nervioso para mantener su capacidad de pensar, una información que podría arrojar luz sobre por qué; solo algunas personas con señales tempranas de la enfermedad llegan a desarrollar una pérdida de memoria grave.

Esta pequeña investigación, dirigida por investigadores de la Universidad de California (EE.UU), ha involucrado a 71 adultos que no presentaban signos de deterioro mental. Los investigadores realizaron escáneres cerebrales a todos los participantes y, los resultados mostraron que 16 de los individuos con mayor edad tenían depósitos de amiloide -ovillos de proteína- que son característicos de la enfermedad de Alzheimer.

Seguimiento a la actividad cerebral

Además los investigadores, realizaron una serie de pruebas a los participantes, así; pidieron a todos los participantes que memorizaran una serie de fotografías en detalle, mientras que los escáneres le hacían un seguimiento de su actividad cerebral. A continuación, se les pidió entonces que recordaran lo esencial, y más adelante, los detalles de todas las imágenes que habían visto.

Mayor actividad cerebral

Los resultados arrojados mostraron que, ambos grupos realizaron la prueba correctamente, pero; aquellos con placas de amiloide en sus cerebros, mostraron más actividad cerebral al recordar las imágenes en detalle. Según los científicos, esto sugiere que sus cerebros tienen la capacidad de adaptarse y compensar cualquier daño temprano, causado por la proteína.

demencia

En declaraciones a la BBC, Laura Phipps, de Alzehimer Research UK, señaló que este estudio pequeño sugiere que nuestros cerebros pueden desarrollar vías de resistir el daño inicial causado por estas proteínas, pero reconoce que se necesita más investigación para saber cómo interpretar los resultados.

Añadiendo luego, “se necesitan estudios a más largo plazo para confirmar si la actividad extra del cerebro es, una señal del cerebro para compensar el daño temprano, y si es así, determinar cuánto tiempo podría el cerebro ser capaz de luchar contra este daño”. El autor del trabajo, William Jagust, cree que es posible que las personas que pasan toda su vida cognitivamente involucrados en estimular su cerebro sean más capaces de adaptarse a los posibles daños.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: