¿Porque nos rechazan y rechazamos a otras personas?

Hay un sentimiento y una pregunta que subyacen escondidos muy en nuestro interior. ¿Cual es? ¿Porque nos rechazan y rechazamos a otras personas? ¿Por miedo? La exclusión o el rechazo es uno de los cinco miedos aprendidos, según se desprende de la experiencia y estudios psicológicos realizados. Esto es algo que no viene escrito en tu genética, es algo adquirido en el discurrir del tiempo. Ser gregario no pertenece a la naturaleza humana. El aislamiento es una consecuencia de un sentimiento de minusvalía, al pensar que no perteneces a ningún grupo, gueto, familia… Producido por un temor oculto.

Sentir una sensación de desagrado provocada por la presencia de una persona, con el agravante de que ni siquiera la conoces, no tiene que ver con el, (ella). Tal vez una imagen, el tono de su voz, sus ideas, su forma de ser, genera en ti (en ella) ese rechazo directo enquistado en evocaciones propias. Es posible, que el rechazo tenga que ver con una historia del que rechaza o es rechazado y no con la propia personalidad. Sin duda alguna, el que es rechazado, vivirá una fuerte reacción química cerebral, -según estudios- es similar al dolor físico.

¿Que podemos hacer?

No hay que olvidar, que una persona rechaza a otra, cuando; al interactuar con la misma, su memoria le trae un recuerdo ingrato de algún pasaje de su vida -por asociación- Estimulando de esta manera, su alejamiento del “amargo recuerdo” que presiente cercano.

rechazo

Por tanto, es mejor que te veas desde lo mejor de ti, contrariamente a ese lado perfeccionista que has desarrollado por la educación que has recibido. A lo mejor en la educación que recibiste, te enseñaron a que te exigieras rigurosamente, porque según esta premisa, la otra cara de ello es ser mediocre. Así que bajo estos parámetros, la mejor salida era quedarte con la primera opción.

Someterse a unas exigencias cerradas, se traduciría en algo así, como darle demasiada importancia al juicio de otros, inclusive a los más cercanos de tu entorno. Con la posibilidad de que priven, en grado superlativo la opinión ajena, que a veces serían capaces de cambiar situaciones claves en tu vida, por miedo a ser rechazado, excluido, hipotecando además tu real valer. Por tener miedo al rechazo de tus semejantes. Existe la posibilidad real de cambiar las exigencias estrictas por lo mejor de ti, demostrando madurez emocional. Lo mejor de ti, tiene una amorosa relación con el espíritu de superación sin la pérdida de tu personalidad.

La gente puede decir lo que quiera, tómalo como solo información; ciertamente útil, a su tiempo podrás usarla en tu provecho. Pero, recuerda no tienes la menor obligación de cambiar. Piensa en consecuencia, que nadie es mejor que tú, es lícito probar.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: