Hoy es la noche; donde moran las palabras que no descansan. Hoy siendo noche, solo escribiré palabras; no volvió el día, el sol se escabulló, lo esperaré escribiendo solo palabras; tal vez remienden el cuerpo mortal al que me abrace, y se conviertan tan solo, en certezas temporales.

Hoy es la noche, que no acaba de decirse; como si alguna vez, hubiese sido la voz sin signos, que contempla el grito de las sombras, siguiendo en su susurro melódico el zig zag ancestral de la sangre que palpita.

Solo PALABRAS; solo palabras perduran en esa tiniebla suave del espejismo cotidiano, que llamamos recuerdo; solo mis palabras, las palabras de otro, las que se confunden sin dueño, las que creemos nuestras, las que habitan en medio del ruido de la luz; que se transforma en ecos de una historia tejida de a pocos, sin premura en medio de la esperanza. Solo son palabras las que nombran lo que existe, lo que fué, lo que el sol se llevó.

HOY es la NOCHE sin día, hoy es mañana y ayer, hoy es la palabra no dicha, la que nunca existió, reservando al muro de la nada lo que ella bordea; arañando el lenguaje cifrado para dar a luz, tal vez un nuevo SOL... Quizas si tú y yo, la atrapamos, escuridiza y esquiva, regalemos a la historia de los que se fueron, el secreto escrito en papiros perdidos, de un padre que enfrentó, la decidia que hoy te acalla. 

Solo PALABRAS nos otorga el tiempo que se agota, rendido, sin la cruel medida que impone el terminar de la noche; puedes ya quedarte en la oscuridad compartida, descansa trémulo, deámbula en mí, durante las vigilias que te asaltan, asido a lo que soy, lienzo o pergamino, sella en mis bordes con tu líquido aullido, la huella de tu destierro.

Solo palabras te regalo en la noche. Solo palabras que danzan como mariposas, en medio del sendero azul a otro destino. Por fin callo, ¿cómo estás?, me preguntas, cuando es imposible decir algo, ante la agonía única del encuentro postergado; allí en ese instante de silencio, en el límite del mundo de lo nombrable, tal vez, entonces vuelva a salir el sol, tú volverás a irte al bullicio sin rimas, a cazar nuevas letras, con las que conquistas y alimentas el abrazo cuando oscurece, cuando cómplices del SOL, veamos de nuevo empezar la noche.

 

 

 

Cazando letras

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: