Niza. Espectáculo dantesco

NIZA ha sido escenario de un espectáculo dantesco. 84 personas han muerto y otras 200 han resultado heridas, 50 de las cuales se hallan en estado crítico. El asesino ha ido a por todas. No ha respetado edad, género o creencia. Es posible que entre las víctimas se encuentren hombres, mujeres y niños de la misma religión que él decía defender.

El asesinato en masa perpetrado en el paseo marítimo de Niza la noche del 14 de Julio, Fiesta Nacional en Francia, ha sido condenado por todas las personas de bien. La solidaridad con las víctimas y con el pueblo francés ha sido unánime. El Gobierno, junto con la totalidad de los países occidentales ha prometido más mano dura para tamaña barbaridad no se repita. ¿Volveremos a asistir a un espectáculo dantesco como el de Niza? Ojalá no. Aunque, por desgracia, pensamos que no va a ser así.

Aunque no sea políticamente correcto en estos momentos de tristeza y dolor hablar de ello, no debemos olvidar un aspecto fundamental para llegar a entender, que no justificar, el fenómeno del terrorismo islamista. El espectáculo dantesco de Niza es también un triste recordatorio de que hay otro tipo de culpables: personas que se han enriquecido con la venta de armas o iniciando guerras, doctores honoris causa la mayoría, ex presidentes de gobierno que bailan bebidos delante de la gente o que, legos en materia de economía, aterrizan en la banca privada.

El 14 de julio de 2016 pasará a la historia por la masacre de Niza. Queda grabado en nuestras retinas el ESPECTÁCULO DANTESCO de una matanza perpetrada para mayor honra y gloria de un dios, el de la venganza y el odio, que creíamos había muerto, pero que sigue vivo en mentes inmersas en el rencor, y se complace con sacrificios de sangre inocente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: