los niños y el estres

LOS NIÑOS Y EL ESTRÉS

Los niños y el estrés ahora se relacionan. Por nuestra cabeza puede pasar que los niños juegan todo el dia, que se divierten con sus amiguitos, que disfrutan cada instante y que su vida es la mejor.

Debido a una serie de factores que cada día se nos presentan en nuestra rutina diaria, eventos que demandan nuestra atención, que exigen de nosotros un mayor rendimiento, una mayor concentración se ven involucradas nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestros miedos y se genera un cansancio tanto físico como mental que nos llevan al límite. Todo esto se recopila en una sola palabra ESTRÉS.

Existe una parte donde el estrés es sano, cuando este nos impulsa hacer nuestras actividades, a cumplir nuestras metas, nos proporciona la fuerza para hacer un poco más pero en el momento en que el estrés se acumula y se intensifica durando demasiado se convierte en algo que nos enferma, nos desestabiliza.

Se podría pensar que son solo los adultos quienes sufren de estrés debido a sus obligaciones, compromisos, responsabilidades y todo aquello que enmarca su día a día; sin embargo la realidad es otra… los niños en este momento también se están viendo afectados por las exigencias de su entorno, ahora los niños y el estrés  se relacionan.

Algunos sufren de angustia, otros se enferman, lloran a cada instante, no comen y lejos está el pensar que es estrés.

Los padres son el modelo a seguir de los menores y tienden a ser imitados por sus hijos en muchos aspectos. Así como pueden inspirar conductas sanas, es muy posible que aprendan conductas que son toxicas y que en vez de hacer que su infancia sea un placer los lleva a vivir situaciones emocionales conflictivas donde el abatimiento, la irritabilidad, la tristeza, la nostalgia entre otras se presentan.

El estrés en los niños se puede generar de diferentes maneras entre ellas podemos destacar: El colegio, las notas, el sentirse inseguros, la presión ejercida por los juegos, la popularidad; los que practican algún deporte o tienen un talento especial para el arte, la música son presionados a diario por sus familias, por sus entrenadores y sienten que deben ser los ganadores siempre.

Es supremamente importante escuchar a los niños, dialogar con ellos sobre lo que sienten lo que piensan. Analizar su comportamiento, ir un poco más allá de lo que vemos siempre. El ser humano se comunica de dos formas: una que es  la parte verbal y la otra que es la no verbal. Es necesario prestar atención a esta comunicación no verbal porque muchas veces lo que se dice con nuestra voz, nuestro cuerpo lo niega reaccionando de alguna manera. Un gesto, un movimiento pueden decirnos más que mil palabras.

El estrés y los niños en su union diaria pueden llegar a tener resultados sorprendentes si se hace una buena labor con los pequeños. De las situaciones vividas, de las circunstancia que se presentan, de los diferentes esenarios en que se desenvulven se pueden obtener herramientas de apoyo para hacer que nuestros niños venzan sus miedos y su futuro sea mucho mejor.

¿Cómo descubrir el estrés en los niños ?

La clave está en su conducta. Si se irrita con facilidad, si se aísla, si llora fácilmente, si las actividades que antes le gustaba le choca, si muestra algún malestar físico sin causa aparente, si su rendimiento académico abajado, si ha perdido las ganas de comer, si se ve nervioso.

 

¿Cómo puedo ayudar al niño con su estrés?

Lo primero es ayudarle a tener confianza en sí mismo, a que aprenda a defenderse por sí solo, sin agresión de una forma asertiva.

Ayudarle a incrementar su sentido del humor.

Prepararlos para enfrentar situaciones estresantes como lo son el participar en clase, el discutir con un compañero, el realizar exposiciones, el salir al tablero.

Explicarle que no siempre se gana, que hay momentos en que se pierde y que perder también es ganar puesto que de los errores cometidos podemos aprender para hacer las cosas de la mejor manera en otra oportunidad.

Evitar la sobreprotección. Los niños se deben desenvolver libremente y ellos deben aprender a valerse por sí mismos.

La comunicación es fundamental. Una buena comunicación permite que todo sea más fácil, que no exista pánico al momento de expresar sus emociones, sus temores, sus dudas.

Es bueno aprender técnicas de relajación, de respiración y visualización para enseñarles puesto que así la reacción emocional se aplaza y permite dar tiempo a que el niño la pueda manejar.

Es importante ´promover en los niños actividades que los ayuden a descansar, a cambiar de espacio, de ambiente como lo son el deporte, la lectura, los juegos.

Pasar más tiempo de calidad con ellos, así sea dando un pequeño paseo, saboreando un delicioso helado, acostados en un prado viendo las nubes, en fin… lejos del internet y de los celulares.

 

¿Cómo prevenir el estrés en los niños?

Siendo respetuosos, comprensivos y amorosos.

Estimulando a los niños a la práctica de algún deporte o arte.

Enseñándoles a ser excelentes, a descubrir en ellos su potencial, a disfrutar de sus experiencias de vida.

Conociendo que los apasiona.

Dándoles ejemplo de solidaridad, de tolerancia.

Acompañándolos en sus experiencias de vida y apoyándolos. Guiándolos, orientándolos.

Una cosa es hacer las cosas por ellos y otra es enseñarles a tomar sus propias decisiones, a asumir los resultados de estas decisiones y aprender de estos resultados.

Es necesario enseñarles que en el momento en que sientan que están en su límite y ya no puedan más, paren un instante para reacomodar las ideas, las emociones, las acciones para respirar profundamente y calmarse.

De nuestro escuchar, interpretar y apoyo depende los resultados generados en la relacion de los niños y el estrés.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: