fotografia

Obligados a subirse a un cuadrilátero niños y niñas de 6 a 11 años para ayudar a sus familia a sobrevivir, se ven forzados a golpearse con violencia mientras que los mayores hacen apuestas. En cada pelea de este tipo de boxeo tailandés pueden sufrir daños cerebrales por los golpes y patadas, pueden romperse huesos o sufrir graves derrames internos irreversibles y no hay ninguna ley que pueda prohibir estas "competiciones deportivas".

fotografia

Los promotores de estos encuentros solo se mueven por el dinero que consiguen con las apuestas y solo se preocupan de llenar de gente cada noche para conseguir una buena cantidad de dólares que les proporcionan unos niños de familias pobres muy necesitadas. Un documental producido por Todd Kellstein, muestra la vida de dos niñas de 8 años que pelean en una pequeña ciudad para divertir a los turistas. También denuncia que 30.000 niños en Tailandia se dedican a estos combates de boxeo para entregar lo que ganan a sus familias que viven en un estado miserable.

fotografia

No obstante, el realizador de este documental puntualiza que si bien en un principio se escandalizó por la explotación de estos menores, al vivir de cerca con ellos los ve de otro forma diferente ya que ha podido darse cuenta que estos niños no se sienten desgraciados sino todo lo contrario ya que se muestran orgullosos de poder ayudar a sus familias. Esta situación  y modo de pensar es la que permite que los organizadores de este "deporte" se aprovechen de ellos.

fotografia

Las prácticas de boxeo con niños ha sido denunciada por la ONG Save The Childen pero en Tailandia es el Gobierno el primero que fomenta este negocio y hacen la vista gorda ante las peleas infantiles que se celebran muchas de ellas en los suburbios. Los promotores hacen firmar a los padres unas clausulas abusivas donde la organización de los eventos no tienen ninguna responsabilidad en el caso de que estos niños sufran lesiones graves o mueran, y están obligados a entrenar muchas horas en el gimnasio. 

Algunos padres, cómplices de los promotores, les riñen si pierde combates y les castigan duramente y los premian si ganan porque  ello representa que van a tener mejor caché en las futuras peleas, estas solo terminan cuando uno de los dos niños se cae al suelo inconsciente  o cuando un llanto avisa de que entrega su toalla al vencedor.

 

 

 

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: