Embarazo

No deja de resultar parádojico que, en la era de la tecnólogia y la información los jóvenes no tengan en cuenta los peligros que corren al mantener relaciones sin protección. 

Cada año miles de jóvenes menores de 19 años se quedan embarazadas en España. Es cierto, que no se trata de embarazos planificados, pero es algo que se produce de manera habitual. 

Los embarazos en la adolescencia pueden ocasionar muchos problemas para la salud de la joven. Tanto en el embarazo como en el momento en el que se produzca el parto.

Los problemas que se producen en la salud de la madre adolescente

Los principales problemas de salud que puede tener una adolescente embarazada son variados, uno es que la madre padezca una fuerte anemia, se puede producir la toxemia, que es lo mismo que sufrir hipertensión, la placenta puede crecer por debajo de útero y llegar a cubrir por completo el cuello uterino y hay una mayor probabilidad de que se produzca un parto prematuro. 

Pero no solo se producen consecuencias en la salud de la madre, también la del bebé puede verse afectada ya que puede nacer con un peso menor al habitual. 

Problemas Psicológicos en la adolescente embarazada 

Es importante saber que una adolescente es todavía una niña y que tanto su mente como su cuerpo están en proceso de cambio. Por lo que un embarazo a esa edad también tendrá consecuencias psiológicas. 

Lo primero que hace una adolescente embarazada es abandonar los estudios, y las actividades que haya realizado hasta ese momento. Lo que en ocasiones puede producir frustración en la madre y con el paso del tiempo terminará por pagarlo con el hijo. Puesto que le echará la culpa de haber tenido que dejar todo para cuidar de él.

También sentirá que ha fallado a sus padres y tendrá miedo de tener que afrontar su nueva vida.

Las alternativas que tienen las niñas que juegan a ser mujer

Cuando se tiene un embarazo no deseado a la adolescente se le presentan dos opciones; la primera es que decida continuar con el embarazo y la segunda interrumpirlo, en este último aspecto debe tener en cuenta que el aborto es algo irreversible y que no tiene vuelta atrás. 

Para concluir está claro que estos casos se darían menos a menudo si las adolescentes tuvieran una buena educación sexual, tanto por parte de sus padres como en los institutos. Y sí recurrieran a utilizar los métodos anticonceptivos, que en la actualidad son muchos y están al alcance de todos, su vida no cambiaría de un modo tan brusco. 

 

 

 

 


 

 

 

 

Embarazo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: