fotografia

Kumari es el nombre que se otorga a las menores que se consideran diosas vivientes en el Nepal. Se tiene la creencia que una Kumari es la reencarnación de la diosa Taleju y son elegidas siempre de la casta Shakia. Cuando tienen sobre tres años son apartadas de su familia y obligadas a permanecer encerradas en un templo donde solo pueden asomarse tres veces al día a una ventana para que los turistas las puedan ver, esto no pueden fotografiarlas y ellas tienen prohibido sonrreir.

fotografia

Estas pequeñas permanecen prisioneras en los templos hasta que tienen la primera menstruación que las sustituyen por otras menores y son devueltas a su familia. Esta tradición tiene siglos de antigüedad y el Gobierno pese a estar en maños maoístas no hacen nada y permiten que se siga practicando ya que es una buena atracción turística que produce grandes beneficios al país.

fotografia

Para los familiares de las niñas elegidas representa un honor ya que reciben una buena cantidad de dinero y la pequeña recibe después una pensión vitalicia. pero la infancia de estas niñas es una tortura. deben asomarse tres veces al día a la ventana perfectamente maquilladas y con rímel en las pestañas y sin expresar nada pues no las dejan sonreír. En la frente tienen dibujado un tercer ojo con el que se supone pueden ver más allá que los demás. Solamente salen a la calle tres veces al año para unas ceremonias religiosas pero nadie puede tocarlas ni acercarse siquiera.

fotografia

No pueden realizar actividades ni juegos de ningún tipo para evitar que se hagan daño ya que un rasguño por pequeño que fuese, si salira sangre serían repudiadas y perderían todos los derechos. La mirada de estas niñas es trite y sin brillo ya que no pueden recibir muestras de cariño de nadie, no se las puede tocar y ni sus familiares pueden abrazarlas por lo que permanecen siempre sentadas con aspecto aburrido y ausente. Son adoradas como diosas pero su infancia se pierde totalmente y cuando son devueltas a sus familiares estos tienen muchas dificultades para comunicarse con ellas pues arrastran muchos temores y traumas. Por otra parte, existe la creencia que el hombre que se case con una Kumari va ha tener mala suerte y se morirá antes de tres meses por lo que la gran mayoría de estas niñas tiene que quedarse solteras.

Fuente:

Las Kumari del Nepal

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: