la niña de las peras

LA NIÑA DE LAS PERAS

LEYENDA DEL BARRANCO DE BADAJOZ

LA NIÑA DE LAS PERAS es una LEYENDA que se remonta al principio del siglo XX. Esta leyenda, LA NIÑA DE LAS PERAS, narra la siguiente historia:

ÉRASE UNA VEZ UNA NIÑA, hija única, que nació en un pueblo en un hogar humilde. Esta NIÑA se encontraba con su madre en la casa mientras esperaba la llegada de su padre a la hora del mediodía para almorzar todos juntos. Su madre le pidió que se acercase un momento al barranco, donde había unos frutales, y que recogiese unas peras que le servirían como postre a la familia. LA NIÑA, obediente, cogió el cesto y salió a buscar unas PERAS, así como su madre le pidió. No obstante, la niña no regresó y la madre comenzó a desesperarse. ¿Qué le habrá pasado a su hija? Dio la voz de alarma y, entre varios vecinos comenzaron a peinar la zona en busca de la niña desaparecida. No encontraron ni rastro de ella. Con el tiempo, se cerró el caso y los vecinos se olvidaron de ella. Menos los padres, que se acordaron de ella a diario y les perseguía un sentimiento de culpabilidad. Tuvieron que esperar casi treinta años en averiguar qué había pasado. Por increíble que parezca, y no hay registro escrito que corrobore la historia, cuenta la leyenda que un día la niña regresó a casa. Regresó tal como había salido de casa aquel día, con la misma edad, la misma ropa puesta y el cesto lleno de peras así como su madre le había pedido que buscara. La niña, sorprendido por el envejecimiento repentino de sus padres, puesto que para ella había pasado tan sólo unos minutos, cuenta que se encontró con una persona completamente blanca, iluminada, que la saludó y la invitó a seguirle. Como dicha persona le inspiraba confianza, la niña decidió irse con esta persona. Llegaron a una cueva y descendieron por unas escaleras. Llegaron a un lugar donde había más personas blancas como aquella con la que se encontró la niña. Charlaron durante un tiempo y, después de un rato, la acompañaron nuevamente al lugar donde la habían encontrado. LA NIÑA RECOGIÓ UNAS PERAS MÁS Y REGRESÓ A CASA. Aunque se quedó impactada por ver el camino a casa cambiado, no se imaginaba que hubieran pasado treinta años desde que salió de casa para cumplir con el recado que le había encomendado su madre. Desde entonces, se mantiene viva la LEYENDA LLAMADA LA NIÑA DE LA PERA.

la niña de las peras

la niña de las peras

Esta LEYENDA ocurrió, según se cuenta, en el BARRANCO DE BADAJOZ que se sitúa en el municipio tinerfeño de GÜÍMAR. El BARRANCO DE BADAJOZ, conocido también por el nombre de Chamoco entre los tinerfeños, está envuelto en varias historias misteriosas. Su nombre se debe a que el último mencey guanche llamado Añaterve entregó el territorio de su municipio a Juan de Badajoz en el siglo XIV, en el año 1496, por lo que se le asignara este nombre. Existen varios relatos de distintas personas, muchas de ellas adultos, que cuentan haber visto a estas personas blancas y relucientes en este lugar, por lo cual han ido abandonando poco a poco este barranco. No obstante, aún hay muchos excursionistas curiosos que visitan a pie el BARRANCO DE BADAJOZ. Aún hoy en día se mantiene viva entre sus habitantes esta LEYENDA DE LAS NIÑAS DE LAS PERAS. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: