mi escritorio

La obra de Nikolai Rimsky-Korsakov, toda es de la mejor de las calidades, hoy queremos hacernos eco de el vuelo del moscardón, o como también le llaman el vuelo del abejorro, nos da igual, ya que la calidad de composición de esta pieza es incalculable, así como la interpretación para la cual se necesita mucha destreza para realizarla.

Como decíamos, es un interludio orquestal escrito por Nikolai Rimsky-Korsakov para su ópera El cuento del Zar Saltán, compuesto entre 1899 y 1900. La pieza cierra el Acto III, Tableau 1, justo después de que el Ave-Cisne mágico le de al Príncipe Gvidon Saltanovich, el hijo del Zar, estas son las instrucciones de cómo transformarse en un insecto, para entonces poder volar para visitar a su padre, quien no sabe que él sigue vivo, algo genial que aunque en la ópera el Ave-Cisne canta durante la primera parte del Vuelo, su línea vocal es melódicamente desenvuelta y fácilmente omitida, por lo que este hecho, combinado con el hecho de que el número decisivamente cierra la escena, crea una fácil extracción que hace posible a la pieza orquestal, pieza que nos deja siempre con el sabor a poco, y es que NikolaiRimsky-Korsakov era todo un espeta-culo en si mismo, solo tenemos que escuchar para quedar maravillado de sus composiciones.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: