Las Nieves del Kilimanjaro

Las Nieves del Kilimanjaro

“Las Nieves del Kilimanjaro” del autor norteamericano Ernest Hemingway, fue de las primeras cosas que leí al llegar a África. Siempre he tenido por costumbre seleccionar mis lecturas de acuerdo al contexto donde me encuentro; de ese modo se refuerza mi información y adquiere el lugar ante mis ojos mayor relevancia histórica y cultural.

Al terminar la lectura, prontamente evoqué “Los Pasos Perdidos” de Alejo Carpentier (escritor cubano, premio Cervantes); en ambas obras el personaje principal intenta evadir la realidad de su mundo europeo, sus conflictos existenciales, y van hacia parajes extremos, donde sobreabunda la naturaleza en sus formas brutas; en los “Pasos...” el personaje penetra la selva venezolana -por Carpentier conocí a Venezuela antes de pisar su tierra-, y en “Las Nieves del Kilimanjaro el personaje toma por los senderos africanos, en la pintoresca región de Tanzania, considerada una de las grandes reservas medioambientales del planeta; es decir, Hemingway tuvo suficientes recursos a la vista para recrear el ecosistema del protagonista.

El escritor cubano se adentra en el paisaje americano, lo describe, más bien lo desnuda, resalta su majestuosa flora, recrea los saltos de agua, el caudaloso Caroní que nace de los colosales tepuyes, establece puentes asociativos entre la Mitología indigena y la Biblia, pone delante de los ojos ávidos del lector la naturaleza salvaje y maravillosa -de ahí lo de Real Maravilloso, que engendró a escritores como García Márquez y Vargas Llosa-; sin embargo el afamado Ernest Hemingway, se limita a una discreta alusión del paisaje africano, fue más hacia el mundo interior del personaje que hacia su contexto externo.

Ciertamente, "LAS NIEVES DEL KILIMANJARO" es un cuento y no una novela como en el caso de “Los Pasos Perdidos”.

El cuento como forma narrativa precisa de reducir al máximo las descripciones, no así la novela, que las necesita a borbotones; además de eso,  HEMINGWAY siempre prefirió el “témpano de hielo” como estilo que oculta la mayor parte de su materia debajo del agua; los elementos naturales quedaron de trasfondo, discretamente sugeridos en cortísimos párrafos con rebaños de antílopes, hato de cebra, gatos salvajes; otros quedan como alusinaciones simbólicas: la hiena con su sombra de muerte acechando al héroe, y el esqueleto helado de un leopardo en la cima del Kilimanjaro como referencia final a una muerte consumada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: