sentimientos

No te niegues a sentir

Lo que nunca debemos hacer es; dejarnos ganar por la apatía, el desgano, el desánimo o la frustración. Tenemos mucha gente que nos necesita en esta tierra. Además Dios nos necesita para manifestarse en este mundo a través de nosotros.

Negarse a sentir las emociones o no querer experimentarlas nunca, tales cómo; la rabia, miedo o la tristeza. Sin embargo sentir las emociones es natural y necesario. Reprimirlas, o ignorarlas harán acto de presencia en el organismo en forma de enfermedades o como explosiones de carácter que perturban nuestras relaciones con los demás.

Los seres humanos somos emocionales en un menor o mayor grado, la palabra emoción proviene de “emovere”, siendo su significado hacer mover. Nos mueve el amor, el placer, la alegría, nos impulsan a buscar lo que nos gusta. Y, al contrario nos mueven a alejarnos de lo desagradable, de cualquier amenaza. El miedo es una de las emociones más emblemática del sentimiento humano, por ejemplo esta emoción nos hace atacar, proteger o huir. Cuando es extremo, nos paraliza para, para evitar lo que nos amenaza, Pero esa parálisis momentánea es más bien para el exterior. En nuestro interior nos perturba y produce ansiedad.

Las emociones están adheridas a nuestra vida, las relaciones, las comunicaciones, las metas personales y colectivas. Cuando estamos imbuidos en un ambiente de rabia, miedo, desesperanza e incertidumbre, nos impregnamos de esas emociones. Entonces, tenemos no solo que afrontar las nuestras, sino con las cargas energéticas que nos contagian los demás

Lo que sienten las demás personas

“No debes molestarte por lo que te voy a decir” ¡No tengas miedo! No son pocos los que creen que, podemos tocar un botón en nosotros y desactivar las emociones a voluntad.”Perfecto, no voy a sentir rabia; no importa lo que me digas” Además de ser una presunción es algo irreal.

desánimo

Como irreal es pedirle a otro que sienta diferente, pero; si que regule la forma de expresar su sentimiento por, ejemplo. Para regular la expresión de la emoción, es primordial estar consciente de ella. Hay quienes no tienen consciencia de lo que sienten. Simplemente evitan y después les trasladan su carga emocional a los demás, en cualquier incidente, en el trabajo, la calle.

Conciencia, más responsabilidad

Muchas personas necesitan pelear y ser agresivos para descargar su rabia. Otros, les da por pensar que su tristeza solo desaparecerá si alguien hace algo. Esto equivale a esperar la llegada de otro a hacerse responsable, o mejor dicho que responda por tu emoción, que es darle poder a otro sobre ti. Al tener consciencia de tu emoción puedes manejarla. Puedes suavizarla al sentirla en el cuerpo, respirar, hacer ejercicio, gritar solo, golpear una almohada (…). También desarrollar, la gratitud, la empatía y, concentrarte en emociones más gratificantes que te ayudarán a darle paso a lo desagradable.

Lo inmediato

La impaciencia causa desilusión y, frustración al no ver soluciones en el corto plazo. La impaciencia con las cuestiones emocionales puede conducirnos al péndulo, del obstinado empeño y vehemencia a la desilusión y pasividad. Controlar la impaciencia, el dolor, la ira, seguramente nos llevará a retomar aire y llenarnos de la fortaleza que requerimos para seguir avanzando.

El amor

El amor es el remedio adecuado para el miedo, la depresión, la desesperanza. El amor saca lo que no es amor. Es una fuerza de tal poder, que nos impulsa a transmitir otras emociones. El amor por todo lo que te rodea, la familia, la vida, por ti, te proveen de las técnicas a utilizar para manejar las emociones; el sentido del humor, meditar, y trazar estrategias que te mantengan avanzando.

Existen los vaivenes emocionales; el amor te recuerda que todo esto también pasará y que tú puedes manejar tus emociones y nutrirte de fe, ánimo, valentía, coraje, fuerza.

Perdonar es; desprenderse del resentimiento, el odio, rechazo… El beneficio del perdón es, en especial para el que perdona. Perdonar, amar, agradecer, nos pone en sintonía con emociones elevadas, mientras vamos borrando y sanando las causas escondidas. El amor y la gratitud son; emociones que ayudan, son potentes fortalezas internas que están a nuestro alcance.

El agradecimiento a la vida nos transporta a ver las cosas desde otra valoración. Elabora una lista de las cosas positivas, cada mañana, y cada noche, da gracias por la vida y por ti. Tu puedes elevarte, al elevar tu vibración, contribuyes con todo el Universo, los tuyos, con el planeta. Gracias, Bendiciones para todos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: