NEUROFEEDBACK

NEUROFEEDBACK O RETROALIMENTACIÓN ELECTROENCEFALOGRÁFICA

Neurofeedback es el nombre comúnmente utilizado para la retroalimentación electroencefalográfica. Se basa en un tratamiento realizado normalmente en niños y jóvenes diagnosticados con el TDAH.

¿Qué es el TDAH?

TDAH son las siglas para el Trastorno de Atención e Hiperactividad. El origen de este trastorno puede variar de un paciente a otro, siendo igual la localización del mismo. Normalmente se trata de un daño producido en el cerebro y localizado principalmente en la corteza prefrontal y orbitrofrontal. Hoy en día, los especialistas pueden diagnosticar estos daños neurológicos gracias a técnicas específicas y computerizadas en el área de la neuroimagen y la neurosifiología. Es un trastorno que se puede tratar perfectamente para mejorar la calidad de vida de quien lo padece.

Síntomas del TDAH

El TDAH se reconoce a través de una serie de síntomas que se manifiestan en el comportamiento de quien lo padece. Estos síntomas suelen ser, entre otros:

  • Falta de concentración.
  • Dificultad de reposar.
  • Dificultad de conciliar el sueño.
  • Hiperactividad.
  • Dificultad de aprendizaje (obtiene malas calificaciones en el colegio).
  • Falta de interés y de motivación.
  • Se distrae con facilidad.

El diagnóstico precoz ayuda a tratar al niño cuanto antes, aunque el precedimiento a seguir, desde que se detectan los primeros síntomas hasta que se le trate para mejorar su situación, conlleva un camino bastante largo. Normalmente, suele ser en el colegio donde los profesores suelen darse cuenta de la dificultad que tiene el alumno a la hora de estudiar. Los profesores se lo comunican al tutor o tutora, quien, a su vez, contacta con el pedagogo del colegio para realizar un primer estudio del niño. A su vez, el tutor y en colaboración con el pedagogo, informa a los padres de las dificultades detectadas a través de su comportamiento. El Pedagogo suele realizar un informe no sin antes haber realizado una serie de pruebas al niño y siempre con el consentimiento previo de los padres. Luego, se aconseja llevar al niño a un especialista, normalmente un psicólogo. Los padres le entregan el informe del pedagogo para comenzar con el estudio. Ocasionalmente, el psicólogo puede (o no) ver la necesidad de derivar al paciente a un psiquiatra, lo cual no quiere decir que el niño sea un enfermo mental. Simplemente se trata de darle un diagnóstico correcto. El especialista, puede ver la necesidad de solicitar una interconsulta al neurólogo infantil o pediátrico para realizar pruebas adicionales; por ejemplo, un electroencefalograma. Una vez se hayan realizado e informado las pruebas, el psiquiatra evalúa los resultados obtenidos y la necesidad, si es que existe, de medicar al niño. Además, prescribe una terapia adecuada y remite al niño nuevamente al psicólogo, quien se encarga luego de realizar la terapia adecuada.

Neurofeedback o Retroalimentación Electroencefalográfica es un tratamiento que surgió en el año 1973, aunque fue documentado por vez primera en 1976. Sin embargo, es ahora cuando los psicólogos están comenzando a incluir el Neurofeedback como algo novedoso, ya que se han comprobado los efectos positivos al aplicarlo en pacientes con TDAH.

¿Cómo se lleva a cabo?

Se colocan unos electrodos en el cuero cabelludo y en los lóbulos de las orejas del niño. Este se encuentra en una posición relajada delante de una pantalla donde va viendo un juego en el cual participa, pero utilizando solamente su mente. Es como si jugara un videojuego, pero sin mando o sin stick. El sentido de ello es obtener las frecuencias de los movimientos cerebrales a través de las ondas que se van registrando en el monitor. El tratamiento es absolutamente inofensivo y, en todo momento, vigilado por un psicólogo quien evalúa los datos obtenidos e informa al niño de sus progresos.

Este tratamiento se suele realizar cuando el paciente ya está diagnosticado después de haber realizado una serie de pruebas. El Neurofeedback o Retroalimentación Electroencefalográfica suele llevarse a cabo a lo largo de varias sesiones, siendo diez más que suficientes en la mayoría de los casos y, en algunos, incluso menos. A lo largo de estas sesiones del Neurofeedback se pretende:

Mejorar el ritmo del aprendizajeObtener una mejora en la memoria de trabajoMejorar la capacidad de concentraciónAdquirir una mejor gestión del estrésSuperar el miedo al fracasoMejorar la velocidad de procesamiento de la informaciónSe pueden obtener incluso mejores resultados en los deportes, las actividades artísticas y visioespacialesSe puede mejorar la motivación y el interés en la tareaAumentar la plasticidad neuronal

Es un tratamiento complejo que puede mejorar bastante la calidad de vida de todas aquellas personas que padecen el TDAH. Aunque suele aplicarse normalmente en niños y jóvenes, también se pueden tratar personas adultas con el Neurofeedback o Retroalimentación Electroencefalográfica.

neurofeedback

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: