Neomachismo, el machismo de hoy en día

Hace poco descubrí que, al machismo del s. XXI se le ha incorporado el prefijo «neo». Según la RAE, «neo» significa «reciente o nuevo». Entonces...¿es el machismo una corriente nueva? No, no lo es. Y ¿por qué se le incorpora este prefijo? Asignar nuevos conceptos a posturas tradicionales evidencia que los movimientos se adaptan a las nuevas realidades. En su esencia es lo mismo, la prepotencia de los hombres respecto de las mujeres, si bien a través de mecanismos nuevos, con argumentos de lo más coherentes.

¿Qué mecanismos utiliza el neomachismo que hace que no permita seguir denominándose machismo? Básicamente, podemos recoger su significado en dos ideas:

1- Se desarrolla en zonas muy pobladas y desarrolladas económicamente. No se limita a la esfera doméstica y se da de forma más sutil. A veces es incluso imperceptible ya que sus herramientas de difusión son las nuevas tecnologías de comunicación e información y la agresividad lingüística a la que estamos expuestos diariamente y que absorbemos sin ser conscientes.

2- El hombre deja de ser quien ataca para adquirir el papel de «víctima» ante su enemiga, la «feminazis» (feminista radical). El neomachismo justifica la desigualdad entre hombres y mujeres afirmando que es la mujer y la ley que discriminan al hombre y le recortan libertades. Se puede entender el inicio del neomachismo como la postura que critica la desigualdad que provocan las leyes de igualdad y las políticas sociales para mejorar la situación de las mujeres, para justificar su comportamiento prepotente para con ellas. La mujer defensora de la igualdad (feminista) supone una amenaza para el neomachismo y toda su estructura.

 

Neomachismo

Los argumentos del neomachistas son totalmente coherentes y se amparan en preceptos de leyes vigentes (como la Ley Orgánica de Medida de Protección Integral Contra la Violencia de Género, la custodia compartida impuesta en la Ley de Corresponsabilidad Parental aludiendo al Síndrome de Alienación Parental, etc.) además de en cifras oficiales (como la existencia de denuncias falsas por violencia de género) y en casos particulares.

Los datos y cifras publicadas por los diferentes organismos oficiales competentes muestran una gran desigualdad en un mundo que se hace llamar igualitario, solidario y evolucionado.

Cabe citar algunas cifras del tema que más polvareda suscita en cuanto a la desigualdad entre hombres y mujeres: la violencia de género.

Según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), a fecha de 31 de diciembre de 2013 en Cataluña se contabilizaron 4 mujeres víctimas por violencia de género. En cambio, de un año a esta parte, se han contabilizado 6 víctimas. Es espeluznante comprobar que en sólo 6 meses, ya se supera el número de víctimas del total del año 2013.

https://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/fichaResumen/2013/docs/Espana_2013.pdf

https://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/docs/VMortales_2014_25_06.pdf

 

Neomachismo, el nuevo machismo

La violencia de género no es violencia en un solo sentido. No sólo las mujeres la padecen sino que también hay hombres que viven sometidos a algún tipo de maltrato. Las cifras oficiales y publicados por el Instituto Catalán de las Mujeres (ICD) indican que durante el año 2013, se detectaron y denunciaron alrededor de 9.050 casos de violencia de género, de los cuales 453 eran hombres. En porcentaje, esto supone el 5%. Se cree que el número de hombres maltratados podría ser superior, pero la mentalidad machista, tan arraigada en nuestra sociedad, impide determinarlo con exactitud. El neomachismo habla de privilegios de las mujeres pero la mayoría de cifras demuestran lo contrario. Alegar que dentro del 95% de denuncias recibidas hay un número elevado de denuncias falsas es completamente ridículo. En España supone el 1% del total de las denuncias y en Cataluña el 0,01%.

http://www20.gencat.cat/docs/icdones/temes/docs/2013_resumdades.pdf

Es fácil adaptar una corriente tradicional a una nueva realidad, pero adaptarse al ser humano a un mundo nuevo, ya no tanto.

Neomachismo es un concepto que todavía no se utiliza prácticamente fuera del ámbito de los estudios de género y de ciertas corrientes ideológicas pero no por ello es inexistente. Como todos los «ismos», nace, evoluciona, se deforma y genera un nuevo «-ismo» que se convierte automáticamente en etiqueta. Creamos diariamente etiquetas, las desarrollamos e incluso aprendemos a argumentarse a favor y en contra. 

Machismo actual

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: