LOS REYES DEL MISTERIO:

Cuando era pequeño me encantaba la navidad, los copos de nieve cayendo sobre las ilusiones vírgenes que revoloteaban alocadas en la cabeza, los olores de la almendra de los mazapanes recién horneados, el chocolate caliente, La oportunidad de hacer un muñeco de nieve y colocarle una zanahoria bien grande en la cabeza, Las bocanadas de energía entre los compañeros de clase sabiendo que llegaban los días de fiesta. Las reuniones en familia sabiendo que como eres niño te toca pasarlo el que mejor. La ternura que baña de bondad los villancicos. Las luces en las fachadas que indican que la vida sigue siendo preciosa aunque haga frío. Todos estos sentimientos son parte de nuestra forma de ser. Bondad, cariño, amistad. Pero si hay un momento estelar en las navidades; ese es todas las noches del año que te tiras preguntando cuánto falta para los reyes. LOS REYES MAGOS.

       Me fascinaba pensar en todas las incógnitas, como traen todo lo que les piden, como hacen el reparto, como serán sus caras de verdad.

 

 

la navidad

         La noche anterior a que llegaran, Era como si un duende se colara por la ventana y te hiciera cosquillas en la tripa recordándote lo poco que faltaba para que llegara el momento. Soñabas con ver aparecer derrepente todos los juguetes que habías pedido. Cuando te ibas a la cama no querías dormir, querías que los minutos se empujaran unos a otros para que pasaran mas rápido. Cuantos son los ruidos que escuchaste por la ventana y los relacionaste con ellos. Yo siempre pensaba; y si me los encuentro y no les caigo bien. Pero no se como se lo hacían para ocultarse siempre y que no les descubriera. Pero yo quería conocerles, quería saltar sobre ellos y acariciar sus barbas plateadas y saber cual era el tacto de sus trajes de seda y oro. Quería (aun mas que los regalos) sentarme con ellos y que me contaran todo los detalles del viaje y sus secretos. Incluso que me montaran en sus camellos voladores y me llevaran al lugar mágico desde donde traían todos los juguetes, Quería...

A la mañana siguiente, el salón aparecía repleto de paquetes con regalos y una atmósfera misteriosa recorría todo el salón.

Era una noche increíble hasta que un día... Si, a todos nos ha pasado lo mismo, pero los sueños no se pueden romper del todo y aqui...puedes volver a sentirlo.

la navidad 2

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: