Navidad, navidad, dulces de navidaaaad, aquí llega pero no como el dicho popular, que llega para quedarse, no, precisamente no llega para quedarse, se irá y para la próxima tendremos un año mas, o uno menos, según se mire.

La verdad que cansan los mensajes navideños ¿no? Aunque a otros les encantan y por ello vivirían en navidad todo el año. Menos mal que eso no es posible, demos gracias. Lo mas bonito de la navidad es que se llena de buenos mensajes de amor, paz, felicidad y otras montañas de buenas intenciones, que luego nadie cumple el resto del año, pero somos felices pensando que la navidad es así, bueno no generalizamos, igual aún existen personas que si hacen el bien y no miran a quién, durante todo el año.

¿Y la lotería? Creo firmemente que en España, sin nuestro sorteo de lotería nacional, no habría navidad, la prohibirían. No ha acabado el verano, vuelves de las vacaciones en Septiembre y, ¡hala! ya te encuentras con la lotería de navidad colgada por los bares y te llevas las manos a la cabeza: ¡por diós! Pero si aun no he comprado los libros para el cole y ya está aquí la navidad... ¡exclamas con cara de terror y angustia!

Sin embargo en España, el día 22 de diciembre es el día de la salud, día nacional de la salud. Con todas las personas mayores que te encuentras y cruzas por el camino, en el ascensor, en el bar al almorzar, en el mercado de abastos, en el súper, todas con la misma cantinela: ¡Bueno! No importa si no me toca, lo importante es tener salud, y ya te descuadras, o te sonríes, o miras hacia otro lado, o como dicen la mayoría, una sonrisa que es gratis.

Y llega papá noé, y salta el de detrás de ti en la fila: “y mamá tampoco”, y tu allí con los niños esperando a que llegue el turno de entrar en la caseta de papá pitufo, para que los niños pillen unos caramelitos y se lleven una sonrisa de oreja a oreja, por un invento de la coca cola, que a nosotros ni nos va ni nos viene, pero lo mismo ocurre con halloween y mira, aquí estamos, aguantando que nos quiten el puesto a nuestros reyes majos de siempre, los de toda la vida, los de oriente.

Esos vienen después, pero ya tienes que tener preparados todos los regalos y el bolsillo, dicho sea de paso. Y aquí acaba todo, 15 días de sufrimiento, de estrés, de SALUD, de peleas sobre con quien cenar y comer cada noche, uff! Espero que, por lo menos, pase un año antes de la próxima navidad, que pueda recuperarme.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: