Por diversos motivos, hay quienes detestan las fiestas navideñas

Navidad y su respectivo festejo es detestado por una gran cantidad de individuos por cuestiones comerciales, religiosas o sociales como así también toda su previa y la repercusión que genera. Si bien son una minoría, se hace sentir y cuentan con motivos para ello.

Motivos por los que las personas odian las fiestas de navidad

A muchos individuos la palabra NAVIDAD les recuerda a momentos o situaciones desagradables que desearían evitar: extremo consumismo, presencia de alcohol, caos social, tránsito excesivo, disputas familiares y religiosas, malos recuerdos y sentimientos de soledad. Se trata de algunos de los motivos por los que odian las fiestas navideñas.

Extremo consumismo de navidad

Está muy vinculado a la economía aunque, más precisamente, con que los últimos días antes de navidad se realizan grandes gastos en regalos, comida y bebida. Incluso hay quienes hasta se endeudan.

Al mismo tiempo estos sujetos se sienten muy molestos cuando observan que los diarios y medios de comunicación incitan de manera constante a comprar todo tipo de objetos con motivo de las fiestas de navidad.

 

Presencia de alcohol en los festejos

Refiere a los jóvenes y adultos que, debido un festejo de navidad, gastan mucho dinero para consumir alcohol y de forma excesiva. Esto produce consecuencias en la economía personal y en la salud.

 

Caos social y tránsito excesivo en los días previos

Basta recorrer las diferentes calles y avenidas para dar cuenta de ello; los días previos a navidad y sus festejos son los peores para circular tanto en coche como a pie por las altísimas congestiones.

Las filas para comprar comida, bebidas y objetos en los negocios y comercios son muy grandes y la locura de las personas durante las previas de las fiestas navideñas mientras caminan o transitan las calles es muy alta.

 

Disputas familiares y religiosas por navidad

Se debe a que la navidad es, justamente, una cuestión religiosa. Muchos individuos desean celebrarla sin conocimiento alguno sobre lo que sucedió realmente en dichas fechas y hay quienes están en desacuerdo.

Algunos piensan que no identificarse tanto con el cristianismo no es un impedimento para un FESTEJO navideño en familia y con los seres queridos, mientras que otros sostienen que las fiestas de navidad se deben celebrar con conocimientos al respecto.

Es por ello que esta disputa sobre los festejos navideños genera confrontaciones entre diferentes individuos y familias que todos los años padecen discusiones y momentos desagradables.

 

Malos recuerdos

Se explica a partir de dos sucesos: el primero que, al constar de momentos de reunión familiar, te puede ocurrir que antes de una festividad de navidad hayas perdido a un miembro importante de la celebración anterior y que, por ende, el próximo festejo sea más triste.

Y, la segunda, a la posibilidad de que las fiestas navideñas te hayan salido perfectas en los últimos años, pero mala en el siguiente. Esto hará que comiences con  comparaciones y te deprimas.

 

Sentimiento de soledad

Cuenta con una muy clara explicación: su tan conocida frase “en navidad nunca estás solo”. Así como muchos se identifican con ella y dan cuenta de todos los seres queridos que lo rodean, a otras personas les ocurre lo contrario.

Este último grupo enmarca a quienes se encuentran lejos de sus familiares y amigos. Es por ello que “en navidad nunca estás solo” polariza a la sociedad e incita a una suerte de grieta.

Por todas estas razones son cada vez más los individuos que odian festejar navidad o, simplemente, pierden el agrado de celebrar un nuevo aniversario del nacimiento de Jesús.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: