El año que acaba de sucumbir ha sido uno de los peores para la economía española.Hemos alcanzado el mayor índice de paro de las últimas décadas,grandes niveles de inflación y subida de impuestos.Algunas medidas gubernamentales que han entrado con el nuevo año, como es la eliminación del famoso "cheque-bebé", la desorbitada subida de la luz y el gas y la retirada de los 429 euros de ayuda a los parados,augura un 2.011 aún más caótico si cabe para el ciudadano de a pie.Sin embargo, en la mayor parte de los hogares españoles se celebran las Navidades como casi todos los años anteriores,si bien, se escogen otro tipo de productos más baratos para confeccionar los menús navideños y regalos menos costosos y accesibles al bolsillo y a la situación económica de cada familia.
Paradójicamente, ha aumentado la participación en el Sorteo de Lotería de Navidad;lo cual puede deberse al efecto de la ilusión sobre las escasas remuneraciones percibidas y el declive económico a nivel nacional.No obstante,a través de los medios de comunicación y sus estadísticas sobre consumo a nivel general,se ha observado un descenso acusado de gastos en la familia española para celebrar estas fiestas.Hemos podido observar largas colas en establecimentos que vendían juguetes nuevos a diez euros y cómo muchas familias han cambiado el cordero por el pollo y el besugo por la merluza.
Sin lugar a dudas,la crisis económica aguda actual hace que nos tengamos que adecuar a un nuevo estilo de vida más modesto aún cuando es Navidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: