En un partido tipo inglés, con balones volando por los aires y rebotando en el suelo sin posesión de nadie y a ratos tambien italiano, con toda suerte de triquimañas defensivas, el Osasuna logró el empate a cero gol con el poderoso Real Madrid. El derroche de energía y voluntad de Cristiano Ronaldo, el "Cruzado Portugués" y la omnipresencia de Lass Diarra, "la hormiga atómica", que juega donde le toca en el medio del campo y tambien en la banda donde le corresponde a Sergio Ramos, empeñado en ser delantero por control remoto, no bastaron para vencer a los navarros en el húmedo estadio del Reyno de Navarra. En el segundo tiempo, cuando la carga madridista parecía imparable y se estaba oliendo ya el gol, el técnico Pellegrini, quien siempre ha tenido suerte con eso de los cambios, esta vez lo malogró todo y empezó a sustituir a cuanta gente pudo: Van der Vart por Benzemá, Higuaín por Raúl y Marcelo por Granero. De esta forma cortó de cuajo el mejor momento del Madrid en todo el partido. Sin embargo, esta desafortunada decisión técnica no resta méritos a un Osasuna que demostró que en futbol pueden obtenerse buenos resultados sin marcar goles, basta solamente con empujar, golpear, tirarse, botar y deshacerse rápidamente de los balones. Cada uno a lo suyo. Así tenemos que mientras Osasuna obtenía la victoria del empate, el Real Madrid perdía la oportunidad de recuperar el liderato de la liga despues de las tablas del Barcelona con el Villareal la víspera. Este Real Madrid del Corte Inglés tendrá que aprender con urgencia a vencer tambien a los que no quieren ganarles sino solo impedirles jugar al fútbol.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: