naufragio en Italia

Submarinistas localizaron el cuerpo en la cubierta del tercer piso, pero las autoridades no confirmaron su identificación por su avanzado estado de descomposición.

Sin embargo, la prensa local informó que se trata de una mujer italiana de 42 años de edad.

La búsqueda de otros desaparecidos prosigue con explosivos mientras la compañía holandesa Smit Salvage comenzó hoy las inspecciones para extraer, a más tardar el sábado próximo, las dos mil 380 toneladas de carburante almacenadas en el interior del buque.

Buzos de esa firma descendieron a unos 20 metros para estudiar las condiciones del casco antes de comenzar a aislar la primera de las 17 cisternas con el carburante.

Según el director de Protección Civil en Italia, Franco Gabrielli, los especialistas trabajarán solo de día, pero el bombeo del combustible será constante, si las condiciones climatológicas lo permiten, y sin interrumpir la búsqueda de cadáveres.

Precisó, asimismo, que enviaron una carta a la naviera Costa Cruceros con la solicitud de un plan urgente para recoger los residuos y objetos procedentes del barco, porque amenazan el fondo marino y las costas de la isla de Giglio.

Ese territorio insular, junto a los otros seis que conforman el archipiélago de Toscana, es una de las áreas más protegidas de Italia y desde 1996 es el mayor parque marino de Europa.

Suman 16 los cadáveres rescatados

Por otro lado, la Fiscalía de Grosetto, en el centro del país, autorizó realizar una prueba toxicológica sobre el cabello y la orina de Francesco Schettino, el capitán del buque, para establecer la presencia de alcohol en el momento del desastre.

El análisis de las muestras, tomadas cuatro días después de la tragedia, tendrá lugar el próximo jueves en los laboratorios de la universidad La Cattolica de Roma y los resultados se divulgarán en un mes.

El naufragio fue consecuencia de un error de Schettino, en prisión domiciliaria mientras continúan las investigaciones, que violó el itinerario del viaje al desviarse hacia las costas de Giglio para homenajear a un extrabajador del barco.

La nave, con cuatro mil 229 viajeros a bordo, chocó contra las rocas y se le abrió un agujero de 70 metros en su casco.

Por otro lado, la Fiscalía de Grosetto,

El Costa Concordia se dirigía desde Civitavecchia, a 70 kilómetros al norte de Roma, a la norteña región de Savona para luego continuar viaje con escalas en Palermo, Cagliari, Palma de Mallorca y Barcelona (España), así como Marsella (Francia).

La naviera cifró en 93 millones de dólares los daños directos tras el naufragio, pero luego añadirá otros costos relacionados con los seguros.

Además, prometió rembolsar a los pasajeros el costo del pasaje y otros consumos como consecuencia del accidente

capitan

Diálogo entre capitán y guardacosta

Parte del diálogo entre el capitán de puerto Gregorio De Falco y el comandante del “Costa Concordia”, Francesco Schettino. El capitán presentaba excusas al oficial de guardacostas que le ordenaba reiteradamente regresar a la nave para supervisar la caótica evacuación.

“Vuelva a bordo y diga cuánta gente hay. ¿Está claro?”, vocifera De Falco en la cinta grabada.

Schettino responde que el barco se está inclinando y está oscuro. Dice que en ese momento se encuentra a bordo de un bote salvavidas desde el cual coordina el rescate.

De Falco vocifera: “¿Y qué hay con eso? ¿Quieres irte a tu casa, Schettino? ¿Está oscuro y quieres irte a casa? Sube a la proa de ese barco con la escalera de mano del piloto y dime qué se puede hacer, cuanta gente hay y qué necesitan. ¡Ahora!”.

“Vuelve a bordo. Te lo ordeno. No busques más pretextos. Has llamado a abandonar el barco, ahora yo estoy al mando”, grita De Falco.

Luego se escucha que Schettino acepta regresar a bordo, pero no estaba claro si lo hizo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: