Fotografía

La Naturaleza de Dios


La naturaleza de Dios: Para solidificar y acrecentar nuestra fe mediante la oración, es importante que tengamos una idea clara de la naturaleza de Dios. Bíblicamente hablando, Dios es un ser personal. Esto es fundamental, porque significa que es un ser con el que podemos interactuar, que tiene voluntad y con el que podemos relacionarnos a un nivel significativo. Si fuese impersonal, nuestras oraciones no serían importantes. Si fuese personal, pero indiferente y distante, la oración tampoco tendría un propósito.

No sólo es personal, la naturaleza de Dios también es amor (1 Juan 4: 8, 16; Juan 3:16). Esto también es importante, ya que si Dios fuese personal, pero indiferente o poco amoroso, entonces nuestras oraciones, alabanzas y súplicas pasarían desapercibidas para Él. Es más, Dios no sólo es amor, sino todo amor (omnibenevolente), lo que significa que iempre desea lo mejor para nosotros porque nos ama.

Otra característica de la naturaleza de Dios es la de ser todopoderoso (omnipotente), lo que significa que no hay nada que escape a su capacidad: "Porque nada hay imposible para Dios" (Lucas 1:37). Si Dios fuese menos que todo poderoso, entonces no tendríamos ninguna seguridad de que Él pudiera respondernos o incluso escucharnos.

Una nueva característica importante de la naturaleza de Dios es el hecho de que lo sabe todo (omnisciente), ya que si estuviese limitado, entonces no sabría todo lo que está sucediendo en su creación. Si este fuera el caso, dejaría de ser perfecto. Afortunadamente, la Biblia es clara en que Dios lo sabe todo (véase, por ejemplo, el Salmo 139: 2-4; 147: 4-5; Isaías 46:10). En relación con la omnisciencia de Dios, Jesús dijo: "Vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo" (Mateo 6: 8).

Siguiendo con la naturaleza de Dios, Él es sabio y santo. Él sabe lo que es mejor para nosotros, así como lo que nos conducirá a la santidad en lugar del pecado. Él también es inmanente, lo que significa que Dios toma parte en su creación de manera personal, no sólo dirigiendo los temas cruciales de la historia, sino que también participa en la vida de todos nosotros.

Si bien no podemos explorar totalmente la naturaleza de Dios, lo último a tener en cuenta es la Su soberanía. Él rige todo lo que sucede en su universo. Nada le toma por sorpresa y no pasa nada en nuestras vidas sin el conocimiento de Dios, a pesar de que no siempre entendamos sus acciones: "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos", dijo Jehová. "Como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que los vuestros, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos "(Isaías 55: 8-9).

En resumen, la Santa Biblia nos asegura que Dios posee todos estos atributos (la naturaleza de Dios), amor, poder, conocimiento, sabiduría, santidad, inmanencia y soberanía, lo que juega un papel importante en nuestra fe y en cómo nos relacionamos con Dios.

Fotografiá

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: